Semen congelado servirá para la reproducción humana en el espacio

Semen congelado servirá para la reproducción humana en el espacio

Un grupo de investigadores españoles determinó que el semen es viable en el espacio y que la microgravedad no lo afecta tras su descongelación.

El semen es viable en el espacio, así al menos lo determinó una investigación de un grupo de científicos españoles, lo que abre alcances insospechados en la posibilidad de que exista en el futuro una colonia de humanos más allá de la Tierra.

Por eso, un grupo de investigadores de Dexeus Mujer de Barcelona, en colaboración con ingenieros de la Universidad Politécnica de Cataluña-BarcelonaTech hicieron una serie de experimentos para determinar que la microgravedad no afecta al esperma humano congelado.

Montserrat Boada, directora de los Laboratorios del Servicio de Medicina de la Reproducción de Dexeus Mujer, comentó los alcances de esta investigación.

"este trabajo es un granito de arena. De momento, los resultados abren una puerta a la posibilidad a transportar de forma segura esperma al espacio y crear bancos de semen fuera de nuestro planeta".

Cómo demostraron que el semen sirve en el espacio

Los hallazgos fueron presentados en el 35º Congreso de la Sociedad Europea de Reproducción Humana y Embriología (ESHRE) en la ciudad austriaca de Viena y para comprobar sus teorías, los científicos catalanes recurrieron a los vuelos parabólicos en los que se generan condiciones similares a las que se dan en el espacio exterior.

Tomaron diez muestras sanas de semen, las dividieron en dos: unas se fueron al espacio y otras se quedaron en la Tierra. Todas se congelaron en nitrógeno líquido a -196º C y se almacenaron hasta el día del experimento.

Semen

En una avioneta hicieron 20 vuelos al vacío que duraron 8 segundos con las muestras congeladas arriba.

"Esta maniobra produce unas condiciones de ingravidez totalmente equiparables a las que se dan en vuelos espaciales y que experimenta un astronauta en órbita", explica el profesor Antoni Pérez-Poch, experto en microgravedad de la UPC.

"Técnicamente, nunca se llega a la gravedad cero debido a las vibraciones y a la fricción que ejerce la atmósfera; por este motivo se habla de condiciones de microgravedad o hipogravedad".

Pérez Poch confirmó tras ese experimento que,  "realizamos un estudio muy exhaustivo, además de la movilidad, observamos la vitalidad, la concentración, la fragmentación del ADN espermático, y la apoptosis, entre otros elementos, de manera que comprobamos que en condiciones de microgravedad, no se aprecia ninguna alteración".

El segundo paso para estos investigadores catalanes es demostrar la viabilidad de ovocitos y embriones en el espacio.