Estos son los peores casos de asesinos seriales mexicanos en la historia

Estos son los peores casos de asesinos seriales mexicanos en la historia

No todos lo asesinos seriales vienen de Estados Unidos, aquí te mostramos a los peores criminales de este tipo que ha conocido México.

A lo largo de la historia se han conocido muchos asesinos seriales, y algunos de los peores son mexicanos. Es por eso que nos dimos a la tarea de recopilar a los peores casos asesinos en la historia de México.

Higinio Sobera de la Flor

Era un hombre extremadamente perturbado a quien solamente se le lograron comprobar dos asesinatos. El primero de ellos fue en contra de un chofer, encargado de transportar a la Miss México, Ana Bertha Lepe. Esto ocurrió en el año de 1952, en la Ciudad de México, entre Insurgentes y Yucatán.

Sin embargo, después de realizar su asesinato, corrió a los brazos de su madre, quien lo ayudó a refugiarse de la ley. Higinio, también conocido como “El Pelón” se refugió en un hotel, del cual solo salía para buscar con quien tener relaciones sexuales.

Después de que una mujer desconocida rechazara tomar un café con él, este la secuestro y dentro de un hotel la mató. Aunque se sospecha que fue culpable de más muertes, no se tiene un número exacto.

Eventualmente fue encarcelado y en su propia celda pintaba las paredes con su excremento. Acción le daría el apodo de “El psicótico muralista”.

Asesinos seriales mexicanos

Macario Alcalá Canchola

Se le apodó en su tiempo como “El Jack Mexicano” haciendo referencia al famoso asesino “Jack el Destripador”. A pesar de que solamente se pudieron confirmas dos asesinatos suyos, se cree que en total mató a 12 mujeres.

De hecho, el apodo antes mencionado se lo puso él mismo y se hacía llamar así durante su juicio. Básicamente fue un perdedor toda su vida, fue parte de la Guardia Presidencial pero lo despidieron por incompetencia e indisciplina. Intentó ser boxeador pero nunca tuvo lo necesario para destacar. También entró a la policía con un nombre falso pero fue despedido por abuso de autoridad.

A pesar de eso, él se sentía superior a todos quienes lo rodeaban, incluso superior a su esposa e hijos. El asesinato por el que se le detuvo fue el hizo en contra de una mujer llamada Julia. La encontraron muerta en Septiembre de 1962 en la habitación de un hotel. En el espejo del baño estaba escrito con lápiz labial “Jack mexicano, reto a Cueto” quien era el jefe de la policía en ese entonces.

Su reto fue demasiado para él mismo y terminó siendo arrestado el mismo mes en que realizó este asesinato. Fue condenado a 60 años a prisión.

Asesinos seriales mexicanos

José Luis Calva Zepeda

También conocido como “El Caníbal de la Guerrero” este hombre es responsable de al menos 3 asesinatos comprobados. Víctimas dentro de las que se encuentra su ex novia, su pareja y una sexoservidora.

Se ganó su apodo después de que se comprobó que después de matarlas, las cocinaba y se las comía. No tardaron mucho en detenerlo y para el 8 de Octubre del 2007 fue encontrado culpable y encarcelado.

Murió ese mismo año, el 11 de Diciembre. Fue encontrado colgado en su misma celda con su propio cinturón, se catalogó como suicidio.

Asesinos seriales mexicanos

Gregorio “Goyo” Cárdenas

Un asesino serial que fue perdonado por todos sus crímenes, los cuales fueron terribles. Se le conoce también como “El estrangulador de Tacuba” y sus víctimas fueron 4. A todas las mató con el mismo modus operanti.

Su primera víctima era una compañera de su carrera de Ciencias Químicas. Con ella sostuvo relaciones sexuales y después la ahorcó hasta la muerte. Enterrando su cadáver en su jardín trasero. Después de eso, repitió el proceso pero con 3 prostitutas.

Fue internado en una institución mental, en donde confesó sus crímenes. Pero una vez en prisión, se destacó por buen comportamiento, por lo que se le daba libertad de salir y regresar cuando quisiera. Además de que el presidente Luis Echeverría le dio su libertad en 1976. Después de eso se volvió abogado defensor para otros criminales.

Asesinos seriales mexicanos

Juana Barraza Samperio

Una mujer que se había destacado como luchadora antes de comenzar sus crímenes. Se le atribuyen al menos 16 asesinatos realizados entre el año 1990 y el 2006.

Conocida previamente con su nombre de luchadora “La Dama del Silencio” se hizo famosa en todo México gracias a su nombre de asesina serial “La Mataviejitas”. Su forma de operar era vigilar a mujeres de la tercera edad y conocer sus rutinas. Una vez hecho eso, llegaba a sus casas haciéndose pasar por enfermera para que la dejaran pasar.

No solamente se metía a robar a las casas, sino que mataba a la indefensas mujeres para facilitar su tarea de robar todo lo de valor. Curiosamente, ella tenia una especie de ritual, en donde siempre se vestía de rojo antes de realizar un robo/asesinato. Fue condenada a 759 años en prisión.

Asesinos seriales mexicanos

Los Monstruos de Ecatepec

Una pareja de asesinos seriales a los que se les atribuyen al menos 20 víctimas en el tiempo que estuvieron libres. Estos son Juan Carlos Hernández y Patricia Martínez, pareja que confesó comerse a sus víctimas después de matarlas.

Se les conoce por muchos nombres, tales como “La Casa de los Horrores Mexicana” o “Los Carniceros de Ecatepec”.

El crimen por el que se dieron a conocer en el 2018, fue el asesinato de una mujer de 28 años. Cuyo bebé de dos meses terminó en manos de estos asesinos y con el que se beneficiaron económicamente al venderlo.

La principal motivación de Juan Carlos Hernández era un odio extremo hacía las mujeres. Por lo que confesó que si lo dejan libre, seguiría matándolas solamente porque no puede soportar verlas con vida. El 24 de Abril de este año fueron sentenciados a 15 años de cárcel tan solo por el delito de desaparición de personas. Siguen en espera para la sentencia por feminicidio, trata de personas y desaparición forzada.

Asesinos seriales mexicanos

Francisco “El Chalequero” Guerrero

Un asesino serial que entre los años de 1880 y 1888 mató alrededor de 20 mujeres. Aunque de hecho, no se pudieron probar todos los asesinatos y lo dejaron en libertad por error en el año de 1904. Lo primero que hizo al salir de prisión, fue asesinar a otra mujer, lo que lo llevó a sentenciado a muerte. Regresó a prisión en el año de 1908 y para el 1910 ya había cumplido su condena de muerte.

Su forma de actuar era bastante cruel y violenta. Aunque primero se acercaba a sus víctimas de manera muy educada y galante, después las hacía vivir un infierno. Las violaba, golpeaba y las degollaba.

Fue descrito por el criminólogo Carlos Roumagnac como “un degenerado inmoral y violento” lo cuál lo hacía un asesino nato.

Asesinos seriales mexicanos

Las Poquianchis

Un par que se llevan por mucho el mayor número de víctimas comprobadas de toda la lista. Las hermanas Maria Luisa, Delfina, María de Jesús y Carmen tienen en su haber al menos 150 asesinatos.

Las mujeres González Valenzuela tuvieron un vida complicada, entre violencia intrafamiliar y abusos constantes. Sus víctimas eran algunos clientes que asistían a su prostíbulo. Además de obligar a mujeres secuestradas a trabajar como prostitutas para ellas.

Cuando una de las chicas que tenían secuestrada logró escapar, denunció a las hermanas y al prostíbulo. En este lugar encontraron un cementerio con los restos de más de 150 hombres. A los cuales despejaban de todas sus pertenencias y los desaparecían dentro de su propiedad.

Asesinos seriales mexicanos