Los seres humanos usaron los efectos psicoactivos de la marihuana en rituales fúnebres hace 2.500 años

Los seres humanos usaron los efectos psicoactivos de la marihuana en rituales fúnebres hace 2.500 años

Evidencia encontrada en una tumba en Tayikistán reveló la presencia de componentes psicoactivos de la marihuana en el lugar.

Nos guste o no, la marihuana se ha usado durante muchísimo tiempo gracias a los efectos psicoativos que provoca. Actualmente todos sabemos lo que hace el fumarla o ingerirla, y solo algunos saben que es el tetrahidrocannabinol (THC) el gran responsable de la fama de esta planta. Sin embargo, no fue así siempre; en algún momento alguien tuvo que descubrir para qué servía. Básicamente, ¿quién habría sido la primera persona que la utilizó para alterar temporalmente sus sentidos?

Hace poco habíamos hablado en dónde había surgido la marihuana. Por otro lado, se ha leído en textos antiguos sobre el uso de la planta para fabricar textiles en el 4.000 A.C. También se reporta su uso como medicina y hasta como elemento psicoactivo desde el 2.700 A.C. No obstante, hasta ahora la evidencia física de este último uso no había podido remontarse hasta tan atrás en la historia.

Pero eso cambió con un descubrimiento reciente realizado en Asia Central. Según un estudio realizado por científicos de diversos países publicado en Science Advances, se habría comprobado el uso psicoactivo más antiguo de la marihuana. Esto habría pasado en medio de, nada más y nada menos, un ritual funerario.

La ciencia descubrió el lugar exacto donde se originó la marihuana

La Cannabis Sativa, mejor conocida como marihuana, hace su aparición en medio de la cordillera del Himalaya, ubicada en Asia.

Eso no era incienso…

El hallazgo se dio en un lugar llamado el Cementerio de Jirzankal en las montañas de Parmir en Tayikistán. Allí los investigadores se dieron cuenta de algo muy interesante alrededor de las numerosas tumbas del sitio. En al menos 10 quemadores de incienso, se encontraron restos de THC. Es decir, la madera y las piedras allí encontradas demuestran que allí hubo una quema de cannabis.

Por lo tanto, hasta ahora la evidencia física del más antiguo uso psicoactivo de la marihuana data del 2.500 A.C. Se cree que las tumbas pertenecieron a los pueblos escitas, un grupo de guerreros nómadas que deambulaban entre China y el Mar Negro.

Lo misterioso de este caso es qué tipo de marihuana usaron estas personas. La razón es que el cannabis salvaje no tiene una composición tan fuerte de THC como para generar efectos psicoactivos. La pregunta que surge es si los que cavaron las tumbas eran también granjeros de cannabis. Otra posibilidad es que simplemente las plantas estaban tan expuestas a los rayos UV por la altura, que esto mejoró sus efectos lo suficiente para ser utilizados en un ritual.

A pesar de la polémica envuelta en torno a la planta, se demuestra una vez más que la relación entre la humanidad y la marihuana es muy longeva. Eso sí, puede que ahora no se use para honrar a los muertos sino como algo más recreativo o medicinal.

Los seres humanos usaron los efectos psicoactivos de la marihuana en rituales fúnebres hace 2.500 años