UNAM: La Abeja Maya se encuentra en peligro de extinción

UNAM: La Abeja Maya se encuentra en peligro de extinción

De acuerdo con investigadores de la UNAM, la abeja maya podría dejar de existir en un futuro no muy lejano y esto es gracias al ser humano.

La UNAM dio a conocer recientemente que, gracias a la actividad humana desmedida. La abeja maya se encuentra en peligro de extinguirse por completo. Esto lo dio a conocer Adriana Correa Benítez, quien es académica de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia.

Si ellas se van, nos vamos con ellas

De extinguirse estas, podríamos perder su miel, la cual es única en su tipo. Ya que cuenta con propiedad medicinares y curativas. Eso quiere decir que su miel es una de las mejores que existen en el mundo.

 Además, de que si existe un tipo de abeja con la que resulta muy fácil trabajar, es con la abeja maya. Ya que a diferencia de otras especies, estas no pican.

Conocidas por su nombre científico como meliponas y trigonas, estas abejas son originarias del continente Americano y se caracterizan porque no pican.

Por tanto, trabajar con ellas (las abejas mayas) es muy seguro, pues pueden ser manejadas por la familia incluidos los niños.

UNAM Abeja Maya

Pero es el cambio climático y la deforestación la que está matando a está especie de abejas. De hecho, según la Organización de las naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultira (FAO). Estos últimos años, la deforestación se ha salido de control en todo le mundo. Haciendo que cada vez más especies desaparezcan de la tierra.

Tan solo entre el año 1999 y 2000 se estima una pérdida de 8.3 millones de hectáreas. Y para el periodo del 200 al 2005, se perdieron 4.8 millones de hectáreas por año. Solamente para pasar a cantidades más preocupantes en el periodo que va del 2005 al 2010. En este último se perdieron 5.6 millones de hectáreas cada año.

Tenemos que cuidar el medio ambiente porque las meliponas y trigonas son las polinizadoras de la selva por excelencia.

Dijo Adriana Correa, y tiene toda la razón. Ya que sin la labor de las abejas, el ser humano también podría extinguirse.