Increíble hallazgo: Peces de aguas profundas y oscuras tienen visión superpoderosa

Increíble hallazgo: Peces de aguas profundas y oscuras tienen visión superpoderosa

Una investigación de la Universidad de Hawai determinó que los peces de la profundidad de los océanos ven más de lo que creemos.

Los peces de aguas profundas ven muchísimo más de lo que se creía inicialmente. Eso al menos se desprende de una investigación que desmiente que ellos tenían una involución visual y que prácticamente no veían y sólo se dejaban llevar por otro tipo de sentidos en los mares oscuros.

La revista científica Science destaca que estos peces destacan por una supervisión: "según han descubierto los biólogos evolutivos, a un aumento extraordinario en el número de genes para opsinas de varilla, proteínas de la retina que detectan la luz tenue".

Esta participación de los genes adicionales hacen que estas proteínas capturen cada fotón posible de luz en las longitudes de ondas, lo que permite que estos peces vean en color.

Peces de aguas profundas rompen un dogma

Megan Porter, una bióloga evolutiva que estudia la visión en la Universidad de Hawai, habló de cómo se rompió el paradigma sobre estos animales.

"Que [los habitantes de zonas más profundas] tienen todas estas opsinas, significa que hay mucha más complejidad en la interacción entre la luz y la evolución en las profundidades marinas de lo que nos dimos cuenta", dice Porter.

Lo que realmente posibilita esta supervisión en los peces es una proteína de estas opsinas llamada RH1, que cambia cambia la longitud de onda de la luz detectada y permite tener una mejor visión.

Varios peces de aguas profundas como: el pez linterna, un pez ojo de tubo y dos peces globos, todos tenían al menos cinco genes RH1, y uno, el pez globo de plata ( Diretmus argenteus ), tenía 38. "Esto no se conoce en la visión de los vertebrados" dice K. Kristian Donner, biólogo sensorial de la Universidad de Helsinki.

Pez Globo

Incluso es más, estas opsinas tienen funciones de alerta ante ciertos peligros en las profundas aguas oscuras.

"Algunas de estas opsinas podrían estar sintonizadas para detectar señales bioluminiscentes particulares asociadas con la comida, el peligro o las interacciones sociales", dice Gil Rosenthal, un ecologista del comportamiento en la Universidad de Texas A&M en College Station.