Nuevos experimentos se realizarán a las rocas de la Luna traídas por los astronautas del Apolo 11

Nuevos experimentos se realizarán a las rocas de la Luna traídas por los astronautas del Apolo 11

Neil Armstrong fue el encargado de traer más de 20 rocas de la superficie de la Luna cuando la humanidad logró llegar por primera vez al satélite.

Las rocas provenientes de la Luna traídas al planeta cuando un 20 de julio del año 1969 el Apolo 11 llegó por primera vez a la superficie de satélite terrestre, recibirán tres nuevos experimentos de análisis para poder revelar más misterios sobre nuestro satélite, afirmó la NASA.

Con esto se busca realizar nuevas muestras de análisis a los preciados objetos rocosos y con esto los científicos esperan lograr descubrir nuevas revelaciones gracias a los avances tecnológicos que existen a día de hoy.

En este momento, los materiales que estarán próximos a ser analizados se encuentran sellados al vacío en núcleos de nitrógeno y serán descongelados exclusivamente solo para hacer los nuevos análisis.

Nuevos experimentos se realizarán a las rocas de la Luna traídas por los astronautas del Apolo 11

La Luna y sus misterios

La NASA guardó estas muestras por más de 50 años esperando que llegará el momento oportuno, como también los científicos ideales para poder así realizar las nuevas investigaciones a las rocas lunares.

Es por esto que, este 2019 es un momento ideal para realizar esta investigación, señala Ryan Zeigler, científico de la NASA, ya que a mitad de este año se cumplen 50 años del hito histórico cuando el hombre llegó a la Luna por primera vez.

Las rocas se encuentran en el laboratorio de muestras lunares de la NASA, el cual fue construido en el año 1970 para mantener protegidas las muestras y desde ese entonces algunas siguen en aquel lugar.

Nuevos experimentos se realizarán a las rocas de la Luna traídas por los astronautas del Apolo 11

En la cámara donde se mantienen se recrea un aire 1.000 veces más limpio que el nuestro haciendo que las condiciones sean idóneas para mantener objetos.

Para los científicos es de suma importancia volver a realizar investigaciones a estos restos traídos desde la propia Luna ya que su data de antigüedad es de 4.500 millones de años, situación que hace que existan una gran cantidad de posibles hallazgos interesantes en su interior para así seguir revelando los misterios de cuando se inicio todo.