Científicos descubren una nueva especie alada de dinosaurio que revela enigmas sobre cómo empezaron a volar

La especie de dinosaurio, llamada Ambopteryx longibrachium, habría tenido alas membranosas similares a las de los murciélagos.

Las aves como las conocemos hoy son producto de todo un largo proceso de evolución totalmente ligado a los dinosaurios. De hecho, fue hace 160 millones de años cuando los primeros reptiles emplumados empezaron a volar. Seres como el Archaeopteryx terminaron siendo un punto intermedio entre estas dos clases de animales. Sin embargo, no todos los reptiles capaces de volar desarrollaron las mismas alas, como lo demostró el descubrimiento del fósil de un dinosaurio en particular.

Hace algunos años en China fue descubierto el fósil de un dinosaurio bautizado como Yi Qi. Este, a diferencia de cualquier otra especie de ese entonces, poseía alas similares a los murciélagos. Es decir, con largos dedos que mantenían la superficie del ala membranosa.

Cuando se hizo ese descubrimiento, la comunidad científica se llevó una gran sorpresa. Jamás habían visto algo similar en los animales de esa época, por lo que se llegó a decir que podría ser un caso único.

No obstante, no fue así. Un nuevo descubrimiento en el mismo país sienta un precedente para hablar una familia de dinosaurios con alas membranosas. Así, la nueva especie de dinosaurio descrita en Nature fue llamada Ambopteryx longibrachium.

Científicos descubren una increíble nueva especie alada de dinosaurio que revela enigmas sobre cómo empezaron a volar

Sus características

Ambos fósiles datan de hace 163 millones de años. Con el descubrimiento de Ambopteryx longibrachium, se sabe que Yi Qi no eran únicos y que se agrupan en la familia scansoriopterygids. Con esto, se descubre una nueva línea evolutiva que dio lugar a otras especies voladoras.

A Yi Qi se le describía como un pequeño dinosaurio del tamaño de un gorrión. Ambopteryx longibrachium es similar, pero cuenta con algunas diferencias. Por ejemplo, tenía extremidades anteriores más largas que las posteriores. Además, podía tener vértebras fusionadas al final de la cola que probablemente sostenía plumas largas.

Si bien esta familia cuenta con alas, los científicos dudan de que las utilizaban para levantar el vuelo. Según una hipótesis, se cree que más bien les eran útiles para planear entre árboles, justo como la "ardilla voladora".

Por ahora no se tienen muchos más detalles de este pequeño dinosaurio. La razón es que su cráneo se encontraba algo aplastado, por lo que no se pudo obtener demasiada información de su cerebro.

Científicos descubren una increíble nueva especie alada de dinosaurio que revela enigmas sobre cómo empezaron a volar