La pesadilla del fanático del fútbol que arrendó una casa por Airbnb y terminó siendo un contenedor

La pesadilla del fanático del fútbol que arrendó una casa por Airbnb y terminó siendo un contenedor

¡Qué ofertón!

¡Pero qué ofertón! Eso es exactamente lo que debe haber pensado este fanático del fútbol cuando vio una casa privada, con baño en pleno Amsterdam, pero que resultó siendo un contenedor.

Nuestro protagonista quería estar una noche en un lugar barato, porque su intención era ver el Ajax vs Tottenham por semifinales de la Champions League (que terminó bien para la escuadra inglesa, una suerte de venganza al final de cuentas).

Pasó tres veces con el taxista por afuera sin creer que se tratara de lo que estaban viendo: un contenedor en plena vereda con tres colchonetas y un baño químico. Inmediatamente agarró sus cosas y se fue a un hotel, no sin antes registrar los lujos de lo que había arrendado:

¿El precio? 150 dólares la noche, aunque convengamos que los contenedores sí tienen uso hogareño y aplicaciones, ya sea en forma de puestos de comida o juntos en parcelas para generar casas competentes, lo que no era el caso en esta ocasión.

Según informa Infobae, el municipio de la ciudad removió este contenedor que no contaba con ningún permiso y que, por cierto, estaba apenas debajo de los rieles del tren.