El excremento de las focas y los pingüinos ayudan una enormidad a la biodiversidad de la Antártica

El excremento de las focas y los pingüinos ayudan una enormidad a la biodiversidad de la Antártica

Un estudio reciente logró acreditar que el excremento de estos animales es esencial para la Antártica y su ecosistema con su aporte de nitrógeno.

La Antártica es uno de los continentes con más biodiversidad y con uno de los ecosistemas más protegidos de la Tierra, eso a pesar del calentamiento global que amenaza con deshielos a buena parte de su extensión territorial.

Pero existe un elemento impensado que ayuda a mantener esta biodiversidad bajo control: el excremento de pingüinos y focas, que contribuyen con un gran aporte de nitrógeno para la sobrevivencia de los productores primarios que sirven por ejemplo de alimento para otras especies.

La Antártica se beneficia de estos desechos orgánicos

Las investigaciones para llegar a estas conclusiones vinieron del trabajo de la revista científica Current Biology, que estudio estos desechos en musgos y líquenes y que ayudan a la alimentación de animales microscópicos como colémbolos y ácaros.

"Lo que vemos es que el excremento producido por focas y pingüinos se evapora en parte como amoníaco", dijo el coautor Stef Bokhorst, del Departamento de Ciencias Ecológicas de la universidad de Vrije de Amsterdam.

Pingüinos

Una de las características principales del amoníaco es que el viento lo recoge, lo lleva de la costa hacia el interior del continente, y esto permite que el nitrógeno se deposite en la tierra para la alimentación de los miles de animales microscópicos y pequeños que no son depredados y que logran sobrevivir gracias a esto, aumentando la biodiversidad del lugar.

"Cuantos más animales obtengamos, mayor será la huella que existe, y encontraremos una mayor diversidad en esos sitios", dijo Bokhorst.

El investigador holandés a cargo de esta investigación además confirmó que la Antártica es un laboratorio "natural ideal" para hacer este tipo de trabajos e hizo un llamado a cuidar la acción humana en el continente, no explotando por ejemplo el incipiente turismo.

"Debes estar atento a que no estás sobreexplotando los océanos para no dañar los suministros de alimentos; de lo contrario, tendrás un impacto sobre la biodiversidad".