¡Quién lo diría! Estos animales son los mayores terrores de los tiburones blancos

¡Quién lo diría! Estos animales son los mayores terrores de los tiburones blancos

Un estudio demostró que los tiburones blancos huían cuando había presencia de orcas, o "Ballenas asesinas" en los alrededores.

Los tiburones blancos son animales a los que siempre hemos visto con miedo. Estar en el mar y tener la espantosa visión de varias aletas dorsales desplazándole por el agua seguramente provoca que más de uno logre nadar hacia la orilla más rápido que Michael Phelps. Tan solo su poderosa mandíbula ha provocado su protagonismo en numerosas películas.

Cualquiera creería que estos depredadores están por encima de la cadena alimenticia. Sin embargo, existen evidencias de que existen otros animales marinos capaces de hacerles frente. No solo eso, sino que su gran tamaño y ferocidad provoca que puedan atacar a los tiburones blancos con total confianza. Estas son las orcas, o mejor conocidas como "ballenas asesinas".

Se sabe que los machos de esta especie miden hasta 9 metros de longitud y pesan hasta 5,5 toneladas. Se les considera superdepredadores del mar, pues consumen casi todo pez o mamífero más pequeño que ellas. Por ejemplo, las focas y los salmones son candidatos ideales para su alimentación.

No obstante, esto no quiere decir que no se metan con animales más armados. En numerosas ocasiones se han reportado en diversas playas el hallazgo de cadáveres de tiburones blancos con el hígado arrancado a mordiscos. Si bien se decía que podían ser las orcas las responsables, no se había hecho un estudio a fondo sobre la interacción entre estas dos especies.

Por eso un grupo de científicos decidió comprobar cómo reaccionaban a los tiburones blancos frente a las orcas. Por eso pusieron dispositivos rastreadores en 165 tiburones, a los que hicieron seguimiento desde 2006 a 2013. Los resultados de la investigación están en Scientific Reports de la revista Nature.

Tiburones

Un aterrador enemigo

De esta forma se dieron cuenta que los tiburones frecuentemente huían de las orcas. Esto lo descubrieron al determinar que los tiburones cazaban menos focas al detectar la presencia de estas ballenas.

Por ejemplo, un caso de noviembre del 2009 fue citado en la investigación. Este ocurrió frente a zonas costeras de California, EE.UU. En él se reportó que un grupo de orcas apareció en la zona y permaneció allí durante solo dos horas y media. A pesar de no haber atacado tiburones, esto bastó para que no se aparecieran en la zona en toda la temporada.

Más casos similares fueron citados, demostrando que los que llamábamos "depredadores del mar" son extremadamente cautelosos con una de las especies que más les da problemas. Bueno, a excepción de los humanos; pero eso ya es un tema aparte.

Orca