Esta es la magia que sucede en tu cerebro cuando comes tacos al pastor

Esta es la magia que sucede en tu cerebro cuando comes tacos al pastor

Los tacos al pastor no sólo hacen feliz a nuestro corazón, sino que también, literalmente, hacen que nuestro cerebro disfrute.

Los mexicanos lo hemos sabido siempre: los tacos al pastor son magia hecha comida. No son noticias nuevas, aunque ahora la ciencia nos respalda. ¿Te has preguntado por que prácticamente todo el país ama esta comida? ¿Por qué se ve como bichos raros a aquellos que no les gustan? Bueno, aquí una explicación.

Esta es la magia que sucede en tu cerebro cuando comes tacos al pastor

 

Los tacos al pastor llenan tu alma y tu mente 

Morder un delicioso taco no está tan lejos de un beso de amor e incluso de tener relaciones sexuales; por lo menos en cuanto a lo que se refiere a reacciones cerebrales. Según la doctora Olivia Vázquez en El Excelsior; cuando los comes el cerebro activa señales que terminan por liberar sustancias químicas (neurotransmisores). Estos son la dopamina, endorfina, oxitocina y la serotonina. Esta última es la misma sustancia que se libera cuando estás sintiéndote feliz o sientes placer. 

De hecho, el pastor se asemeja al chocolate en cuanto a que el cerebro crea la necesidad de comerlos por las sensaciones placenteras que provoca; mucho más allá de quitar o no el hambre. A esto se le llaman "alimentos palatables", según la Dra. Vázquez. Esto está relacionado con que la experiencia va más allá del sentido del gusto:

Todos los sentidos están involucrados, desde que vemos un platillo, lo olemos, sentimos la consistencia; además de la experiencia que hemos tenido con ciertos alimentos, lo que depende también de cada cultura

Así que ya sabes: no eres gordo, simplemente tu cultura te ha llevado a crear una adicción por el pastor. O algo así. Pero recuerda una cosa: siempre, siempre con salsa verde.