El nuevo procesador Intel Xeon Scalable tendrá unos increíbles 56 núcleos y 112 threads

El nuevo procesador Intel Xeon Scalable tendrá unos increíbles 56 núcleos y 112 threads

Esto si que es potencia, señores.

El mundo de los procesadores empresariales es bien especial: a diferencia de las CPUs para consumidores, los sockets son mucho más duraderos y tienen familias completas de procesadores, los que al menos en Intel, vienen de a pares: Sandy y Ivy Bridge, Broadwell y Haswell, y ahora Skylake y el nuevo Cascade Lake.

Intel anunció su segunda serie de procesadores Xeon Scalable basada en Cascade Lake, y de toda la línea hay un CPU que destaca: el Platinum 9282 tiene 56 núcleos y 112 threads o hilos, un número impresionante y que soporta altísima carga en paralelo. Dicha carga va complementada con soporte para seis canales de memoria DDR4-2933 y una caché de 77MB.

La frecuencia base de la monstruosa CPU será de 2.6 GHz, con Turbo a 3.8 GHz y un consumo grosero de electricidad: hasta 400W de intensidad.

Este nivel de núcleos se ha planteado como una competencia directa a la rumoreada arquitectura Zen 2 de AMD, que podría llegar a unos ilógicos 64 núcleos y 128 hilos durante este año.

Si eres usuario de hogar y tienes un PC en la casa no te hagas ilusiones en el corto plazo: estos procesadores están pensados para datacenters. De hecho, la CPU de consumo más cercana es el Intel Core i9-9980X, con 18 núcleos y 36 hilos.

Los precios aún no se han anunciado, pero se espera que vayan en el orden de las decenas de miles de dólares. Una cosa poca.

El nuevo procesador Intel Xeon Scalable tendrá unos increíbles 56 núcleos y 112 threads

Un nuevo Optane

Respecto a las memorias por socket, es posible configurar un servidor con RAM más rápida -a una frecuencia más eficiente- y complementar la DRAM con una memoria persistente Intel Optane. El límite de DRAM en el nuevo Xeon Scalable es de 1.5 TB, la que se puede complementar con memorias Optane DCPMM hasta un límite de 3 TB, lo que dejaría un equipo con un total de 4.5 TB de memoria total.

Cabe destacar que dichas memorias Optane no son iguales a la NVM Optane que está en el mercado, que es un caché de disco duro más que una alternativa a la RAM. Estas DCPMM de Optane son nuevas y persistentes, y son mucho más capaces que una DRAM, aunque con mayor latencia. Para sopesar eso, Intel plantea una solución híbrida: la DRAM actúa como búfer de la memoria Optane, compensando dichos problemas de latencia.

El nuevo procesador Intel Xeon Scalable tendrá unos increíbles 56 núcleos y 112 threads