Glaciares de excremento humano están a punto de derretirse en Alaska

Glaciares de excremento humano están a punto de derretirse en Alaska

Los glaciares podrían albergar un total aproximado de 66 toneladas de excrementos humanos congelados según señalan estudios en la zona.

Los glaciares con más de 66 toneladas de excrementos humanos congelados podrían estar a punto de derretirse en Alaska. Todo esto según un estudio realizado por científicos pertenecientes al Servicio del Parque Nacional Denali, los cuales estiman que debido a los efectos del cambio climático, la cantidad de heces fecales puedan resurgir desde las heladas laderas llenas de nieve en el parque.

Al parecer esto sería una consecuencia directa del aumento de las temperaturas en la zona, debido principalmente a los afectos adversos del cambio climático. Según los propios investigadores, durante muchos años toneladas de heces fecales fueron arrojadas a la nieve, lo cual es el principal motivo de su preocupación.

La razón principal para que esto ocurriera fue porque cada año la zona recibe aproximadamente 1000 escaladores, los cuales hacen sus necesidades  y luego las embolsan, dejándolas en la cima del glaciar llamado Kahiltna, o en cualquier otro lugar ya sea de subida o bajada por las montañas llenas de nieve.

Glaciares de excremento humano están a punto de derretirse en Alaska

Glaciares con heces en Alaska

La humedad que existe en el lugar hace que las heces dejadas por los andinistas que realizan sus excursiones cada año en la zona se mantengan biologicamente activas, generando preocupación en los investigadores debido a la grave emergencia sanitaria que podría registrarse en la zona.

Es más, desde el año 2007 fue el propio servicio de parques nacionales quien prohibió a las personas que visitaran la zona dejar sus heces en la zona en especifico sobre la elevación de 4.300 mts de altura. Existe una empresa la cual tiene como función retirar la mayor cantidad de excremento que existe en la zona, pero al parecer la medida ha sido tomada demasiado tarde.

El glaciolo Michael Loso, quien es uno de los principales investigadores en la zona, señaló " En el año 2012 detectamos bacterias fecales en el glaciar Kahiltna y en sus aguas más abajo", enfatizando que estas pueden seguir activas y sobrevivir a las temperaturas de congelación que existen en la zona afectada debido a su gran resistencia.

Se espera que para este verano comience a derretirse una gran cantidad de hielos provocando así un gran peligro para los futuros escaladores y visitantes que llegan al parque nacional a realizar excursiones recreativas o deportivas.