¿Qué pasaría si el invierno durara muchos años como en Game of Thrones?

¿Qué pasaría si el invierno durara muchos años como en Game of Thrones?

Científicos determinaron que si las estaciones se comportaran como en Game of Thrones habría un duro impacto ecológico en nuestro planeta.

El mundo de Canción de Hielo y Fuego (y por supuesto, Game of Thrones) tiene un gran número de particularidades que lo diferencian del nuestro. Por supuesto, nosotros ya pasamos hace tiempo por la época medieval y ya no hay familias que se disputen a espadazos ciertos territorios. Sin embargo, hay algo más fundamental que nos diferencia: la duración de las estaciones.

Como bien sabe la gente que ve la serie o ha leído los libros, en Game of Thrones las estaciones pueden durar varios años. Este tiempo puede variar para cada ciclo, pero cada estación opuesta dura lo mismo que la otra. Así, si un verano dura cinco años, el invierno tendrá la misma longitud. De hecho, se puede medir la madurez de una persona dependiendo de cuántos inviernos ha vivido.

Todos están al tanto de que esta es una obra de ficción. No obstante, ¿qué pasaría si no lo fuera? ¿podríamos realmente existir en un mundo en el que las estaciones sean tan longevas? Estas preguntas se las planteó Christopher Walcek, académico en el Centro de Investigación de Ciencias Atmosféricas de la Universidad de Albany en Estados Unidos. Concretamente quería comprobar qué pasaría en caso de que nuestro mundo tuviera inviernos como en Game of Thrones.

¿Qué pasaría si el invierno durara muchos años como en Game of Thrones?

Las consecuencias

Así como señaló en LiveScience, el investigador recuerda que el efecto de las estaciones depende de la inclinación del planeta con respecto al Sol. Para un efecto similar a Game of Thrones, podría suceder que este se aleje de la estrella o deje de orbitar en la época de febrero. Para esta explicación, se tomará la segunda posibilidad.

Obviamente en el hemisferio norte los días terminarían siendo extremadamente cortos y las noches largas. Además, habría una gran frecuencia de tormentas de nieve. Esto, sumado al largo invierno, terminaría provocando grandísimas acumulaciones de nieve.

Sin embargo, lo más llamativo de esto serían los fuertes cambios al ecosistema. Por ejemplo, los árboles y resto de plantas que normalmente florecen en la primavera no podrían hacerlo. Por lo tanto, esto afectaría toda la cadena alimenticia. Con esto hasta los osos, las ardillas y los ciervos terminarían muriendo en masa y reducirían su población.

Ciertas especies de animales adaptan sus cuerpos para resistir un invierno de varios meses. Esto ocurre con los sapos y las tortugas, que reducen su ritmo metabólico para que no tengan necesidad de comer. Así, pueden permanecer activos por un tiempo, pero no por siempre. Eventualmente terminarían muriendo de hambre o acumulación de desechos tóxicos por inactividad durante el invierno. Hibernar por años no podría ser posible de esta forma.

Ciudades como Nueva York terminarían debajo de una gruesa capa de hielo. Probablemente los seres humanos tendrían que depender más de la caza al no contar con medios para cultivar. ¿Podríamos sobrevivir en un ambiente así? Tal vez con solo este hecho haya que respetar más a los posibles sobrevivientes de Game of Thrones (si es que los hay).

¿Qué pasaría si el invierno durara muchos años como en Game of Thrones?