La solución a los gases del efecto invernadero de la Tierra estaría bajo nuestros pies

La solución a los gases del efecto invernadero de la Tierra estaría bajo nuestros pies

Un grupo de científicos descubrió que una bacteria que vive bajo la tierra y que se alimenta de metano que es el gas perjudicial para el efecto invernadero.

El efecto invernadero, ese proceso en que la radiación térmica emitida por la superficie de la Tierra y el Sol, permite que la vida en el planeta sea posible. Sin embargo, peligrosos gases como el metano retienen esta energía en el interior del planeta, y no dejan que salga al espacio exterior. Es esta radiación, que no puede escapar del planeta, la que hace que la temperatura de la superficie se eleve.

Por eso, un descubrimiento científico estaría a punto de cambiar esta absorción de casi el 63% que hacen estos gases, ya que se descubrió una bacteria subterranea que se alimenta de metano.

Salvando el efecto invernadero

Un estudio de la Academia de Ciencias de los Estados Unidos, realizado por investigadores europeos, informa que han aislado y cultivado una especie de bacteria del suelo que vive del metano, el potente gas de efecto invernadero que es el segundo en importancia tras el dióxido de carbono.

"Methylocapsa gorgona" es el nombre de esta bacteria que vive en el suelo en toda la Tierra. Vive con el metano en concentraciones bajas y puede sacar el gas de la atmósfera y consumirlo, incluso cuando no está cerca de una fuente importante.

"Tuvimos la suerte de obtener este oxidante de metano atmosférico en cultivo puro en el laboratorio", dice Mette Marianne Svenning  profesora de biología ártica y marina en la Universidad Ártica de Noruega y el autor correspondiente en el nuevo documento .

El grupo de Svenning es el primero en aislar con éxito la bacteria responsable del almacenamiento de metano en el suelo.

Por eso que preservar el "Methylocapsa gorgona"  en los suelos podría ayudar a reducir la velocidad a la que el metano se acumula en la atmósfera terrestre y calienta el planeta.

La doctora Svenning agrega sobre el estudio que, "La aplicación es algo difícil de ver ahora, pero un nuevo conocimiento puede llevar a aplicaciones que no vemos en este momento. La forma en que cultivamos la bacteria en filtros flotantes es innovadora y, con suerte, puede contribuir con un enfoque más amplio en microbiología ambiental y nuevos aislamientos".

Metano