Científicos logran por primera vez desaparecer el cáncer de páncreas en ratones

Científicos logran por primera vez desaparecer el cáncer de páncreas en ratones

El estudio abre la vía al desarrollo de terapias efectivas contra estos tumores que tienen una elevada tasa de mortalidad.

Buenas noticias en el mundo médico ya que se ha dado a conocer que un equipo liderado por investigadores españoles logró por primera vez eliminar por completo el cáncer de páncreas en un estudio con ratones.

De acuerdo a información de la agencia EFE (vía El Comercio), este avance abre la vía al desarrollo de terapias efectivas contra este tipo de tumores que como saben tiene una elevada tasa de mortalidad.

El equipo liderado por el doctor Mariano Barbacid, jefe del grupo AXA del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), logró este descubrimiento combinando la eliminación de dos dianas moleculares (denominadas EGFR y c-RAF) relacionadas con el gen responsable de la iniciación de más del 95 por ciento de este tipo de tumores (el oncogen KRAS).

Eso si, este descubrimiento desafortunadamente no sirve para las personas que actualmente padecen esta enfermedad ya que la aplicación de este tipo de terapias no estará disponible para humanos en un plazo de al menos cinco años, aunque Barbacid destaca que se trata de un primer paso en la investigación.

Un alto índice de mortalidad

El cáncer de páncreas ya constituye la tercera causa de muerte en Estados Unidos, y el "adenocarcinoma ductal de páncreas" es uno de los cánceres que más se resiste a los tratamientos actuales.

Cabe mencionar que los autores de la investigación comentan que no hay garantía en el éxito de estas terapias experimentales, pero este avance representa un paso previo esencial para el desarrollo de ensayos clínicos.

Ratones genéticamente modificados

Para la investigación se utilizó una nueva generación de ratones genéticamente modificados para inducirles las mismas mutaciones que son responsables de la mayoría de este tipo de tumores en humanos, y tras el tratamiento un porcentaje de tumores no solo dejaron de crecer, sino que en unas semanas desaparecieron totalmente, consiguiendo además unos niveles de toxicidad muy bajos.

Un importante avance, aunque los científicos dejan claro que aún hay mucho por hacer y será un gran reto pasar de la experimentación con animales a humanos.