Los aviones supersónicos para pasajeros podrían volver a surcar los cielos muy pronto

Los aviones supersónicos para pasajeros podrían volver a surcar los cielos muy pronto

15 años después del último vuelo del histórico Concorde, el regreso de los aviones supersónicos para pasajeros puede verse en el horizonte.

Imponente, estruendoso, y sobre todo, veloz. Estas eran las características del Aérospatiale-BAC Concorde, mejor conocido únicamente como "Concorde". Este modelo fue importantísimo para la historia de la aviación, pues se destacó por identificar a los pocos aviones supersónicos del planeta que han realizado vuelos comerciales.

La primera vez que se llegó a hablar de una idea como esta fue en la década de los 50s, y se planteó como una innovación realmente llamativa. Si bien los diseños estuvieron listos a principios de los 60s, el altísimo coste de llevar a cabo el proyecto terminó demorándolo unos cuantos años más. Así, el primer Concorde fue terminado en 1968 y estuvo disponible para el público a partir de 1976. Esto, con el trabajo conjunto de Francia y Reino Unido, quienes adquirieron 20 unidades en total.

El Concorde era todo un monstruo de la velocidad. Era capaz de alcanzar el Mach 2,02; es decir, 2.140 km/h, más del doble de cualquier avión comercial. Con esto, era capaz de hacer vuelos entre Nueva York y París en solo tres horas y media.

No obstante, los aviones Concorde nunca terminaron de convencer como opción comercial y vieron su fin en el año 2003. Una de las principales razones fue la prohibición de los vuelos sobre tierra al ser tan extremadamente ruidoso aún a la gran altura en la que se desplaza un avión. También se le sumaba el hecho del aparatoso accidente del año 2000 que dejó más de 100 muertos y la baja cantidad de gente que volaba en avión después de los atentados del 11 de septiembre. Finalmente se hicieron demasiado costosos de mantener, pues consumían cantidades insostenibles de combustible.

Desde entonces la idea de los vuelos supersónicos comerciales ha estado sepultada. Sin embargo, puede que no sea así por mucho tiempo, pues numerosos emprendimientos quieren revivir el proyecto.

Los aviones supersónicos para pasajeros podrían volver a surcar los cielos muy pronto

Rompiendo la velocidad del sonido

Lo más complicado de los aviones supersónicos es hacer que no sean tan ruidosos y que al mismo tiempo no consuman tanto combustible. Durante mucho tiempo esta tarea pareció imposible, pero nuevos actores han llegado al mercado a desafiar esa creencia.

Uno de ellos es Boom Supersonic. En estos momentos este emprendimiento proveniente de Denver, Colorado trabaja para la fabricación de su transporte supersónico. Este tendría el nombre de "Overtune" y requeriría una inversión de al menos 6 mil millones de dólares para hacerse realidad. Se planea que para el 2023 esté listo y sea capaz de alcanzar Mach 2,2 (2.300 km/h). Hasta ahora compañías como Virgin o Japan Airlines han mostrado su apoyo para que el Overtune pueda llevar 55 pasajeros a través del Atlántico en menos de 3 horas, o del Pacífico en 6.

Otros casos son los de Spike Aerospace y Aerion Supersonic con los modelos Spike-512 y Aerion AS2, respectivamente. Curiosamente ambos también piensan hacerlos operativos en el mercado para 2023. Eso sí, tendrán menos pasajeros (18 y 12) y alcanzarán velocidades menores (Mach 1.8 y 1.6).

La lucha por el mercado de los aviones supersónicos de pasajeros ya comenzó. Es cuestión de tan solo unos años para que volvamos a verlos cruzar ferozmente por el público o presenciar cómo se chocan estrepitosamente contra un segundo fracaso comercial. ¿Podrán ser capaces de superar todas las dificultades que antaño sufrieron? Habrá que esperar un poco para saberlo.

Los aviones supersónicos para pasajeros podrían volver a surcar los cielos muy pronto