Tomar la siesta al medio día puede ser bueno para tu salud, según estudio

Tomar la siesta al medio día puede ser bueno para tu salud, según estudio

El estudio indica que tomar una siesta al menos una vez al día podría ayudar a bajar y regular tu nivel de presión arterial.

Nada como tomar una pequeña siesta en medio de un día agitado para reactivar nuestras energías. De hecho, se ha mencionado en repetidas ocasiones cómo un sueño corto al mediodía puede mejorar nuestra productividad el resto de la jornada. Sin embargo, sus beneficios no solo serían en torno al ambiente laboral. Según un estudio reciente, esta práctica estaría cuidando de nuestra salud.

Así lo señalaron varios médicos del Hospital General de Asklepeion en Voula, Grecia. El documento, publicado en American College of Cardiology, plantea beneficios para la salud sobre todo en el ámbito cardiovascular.

Concretamente lo que estudiaron fue cómo incidía el tomar una siesta a diario con los niveles de presión arterial de las personas. Para ello hay que tener los valores normales que tiene un adulto, que son de 120 milímetros de mercurio (mmHG) durante la sístole (momento de la contracción ventricular del corazón) y 80 durante la diástole (momento de relajación ventricular). Se considera que hay hipertensión cuando la anterior relación está por encima de los 140/90mmHG.

Teniendo esto en cuenta, para el estudio se trabajó con 212 pacientes con una presión sistólica media de 129mmHG. En promedio tenían edades de 62 años y una cuarta parte de ellos tenían el hábito de fumar, eran diagnosticados con diabetes tipo 2 o contaban con ambos.

Así, los dividieron en dos grupos. A unos les pidieron que a diario tomaran una siesta mientras que los otros no. Después, midieron sus niveles de presión arterial y descubrieron lo que estaban esperando.

Siesta

Los resultados

Independientemente de las actividades que hicieran o de las enfermedades que sufrieran, hubo una notoria baja de la presión arterial al cabo de 24 horas. Los pacientes que tomaron la siesta tuvieron una baja de 5,3mmHG en su presión sistólica. Sorprendentemente este efecto es equivalente al que se esperaría al tomar medicación para la presión sanguínea.

Además, 60 minutos adicionales de siesta también generan efectos beneficiosos en 24 horas. Concretamente se da una reducción de presión de 3mmHG con ese intervalo de tiempo de sueño.

Para los investigadores esto es muy importante, pues puede afectar la incidencia de sufrir ciertas enfermedades. Así lo señaló el doctor Manolis Kallistratos:

En base a nuestros hallazgos, si alguien tiene el lujo de tomar una siesta durante el día, también puede tener beneficios para la presión arterial alta (…) Los hallazgos son importantes porque una caída en la presión arterial tan pequeña como 2 mmHg puede reducir el riesgo de eventos cardiovasculares, como un ataque al corazón, hasta en un 10 por ciento".

Siesta