Esta increíble máquina es capaz de reparar la pantalla rota de tu celular en cuestión de minutos

El sistema de origen alemán congela el celular a temperaturas criogénicas para separar la pantalla y luego adhiere otra empleando calor.

Durante el Mobile World Congress de este año, fuimos capaces de ver unas cuantas novedades muy llamativas. Entre ellas podemos destacar los celulares plegables de Huawei y Samsung o incluso  el "teléfono ladrillo" de Energizer. Sin embargo, pocas podrían ser tan útiles para el público en general como el desarrollo de la compañía alemana Black Rock. ¿La razón? Presentar un sistema de reparación eficaz aplicable a la pantalla rota de un celular no es cosa de todos los días.

El sistema se llama gTool DRS y se llevó algunas cuantas miradas curiosas en el desarrollo del MWC 2019. Se trata de un conjunto de máquinas que por varias etapas puede hacerse cargo del cristal roto de la pantalla de diversas marcas de smartphones. Esto, en tan solo 10 minutos y sin necesidad de tener que enviar el equipo de nuevo con el fabricante.

Algo que hay que aclarar es que este sistema se ocupa del cristal que protege la pantalla. Es decir, en caso de que haya un daño en el panel LCD o AMOLED de un equipo (el que proyecta la imagen), no tiene nada que hacer. No obstante, de todas formas lo que se suele romper es el cristal.

gTool DRS

¿Cómo funciona?

gTool DRS está compuesto principalmente por dos aparatos cilíndricos y cada uno cumple una función especial. El primero lo que hace es congelar la pantalla a temperaturas criogénicas. Literalmente utiliza helio para bajar la temperatura a -180 ºC. Esto es útil para poder desprender el cristal, cuya duración varía según la marca del equipo.

Por supuesto, dicho proceso no expone el equipo a un posible daño. Eso sí, como resultado a veces el vidrio puede desprenderse solo pero en muchos casos hay que utilizar una espátula para removerlo.

A continuación se debe poner el cristal en el segundo aparato destinado a volver a fijar los trozos rotos. De este sale la lámina como nueva y puede volver a pegarse al celular. Así, pone el teléfono en el mismo aparato que se encarga de pegarlo todo con precisión. Del proceso resulta una pantalla que está como nueva.

Este sistema no es precisamente barato, pues cuesta alrededor de 10.000 euros. Sin embargo, teniendo en cuenta que es una tecnología pionera en la automatización del proceso de reparación, no está nada mal.

Celular pantalla rota