Música death metal no incitaría a la violencia, sino que te hace feliz

Música death metal no incitaría a la violencia, sino que te hace feliz

Un equipo de investigadores juntó a 32 fanáticos del death metal para realizar las aplicaciones y conclusiones del estudio.

Escuchar música death metal no incitaría a la violencia, todo esto según un estudio realizado por un equipo de investigadores pertenecientes al laboratorio de música de la Universidad Macquaire, en Australia, en conjunto con el centro ARC de estudios cognitivos y sus trastornos pertenecientes al mismo país. La investigación se enfocó principalmente en analizar el impacto que tiene este estilo de música en sus oyentes.

Los resultados fueron concretos, ya que escuchar este estilo en particular no desensibiliza a las personas ante cualquier situación de violencia. Para realizarlo, se reclutó y entrevistó a 32 estudiantes universitarios, además de otros 48 los cuales aseguraron no tener ningún tipo de interés en este particular estilo.

bl

Poniendo a prueba al death metal

El método aplicado para el estudio consistió en hacer escuchar a todos los estudiantes primero una canción de death metal y luego otra de pop, en específico la canción "Eaten" de la banda Bloodbath y "Happy" de Pharrel Williams, mientras observaban algunas imágenes violentas bastante desagradables en el ojo izquierdo y otras más felices en en derecho, técnica conocida cómo "rivalidad ocular". Para el investigador principal, Yanan Sun, el objetivo del experimento era ver como percibían las imágenes violentas los estudiantes y comparar si su reacción ante ellas se veía afectada acorde al estilo que se encontraran escuchando.

Los resultados indicaron que, muy por el contrario de lo que se pensaba, la música death metal no insensibiliza a los jóvenes, tema que preocupa a muchos grupos de padres y grupos religiosos en la actualidad. Para el profesor e investigador Bill Thomson, no produce cambio alguno el como reaccionan los jóvenes a las imágenes violentas que se les muestran en el experimento, aunque en ese momento estén escuchando pop o death metal.

Esto dice bastante, ya que como añade Sun, al mostrarse dos imágenes a la vez a los estudiantes, una negativa y otra feliz, el cerebro identifica como una amenaza la violenta, renegándola y enfocándose solo en la feliz, sin importar que canción esté sonando de fondo. A raíz de esto se puede concluir que no se es una persona violenta por escuchar un estilo de musical más agresivo que otro.

En conclusión, los fans de la música death metal no pueden ser personas violentas debido a que mostraron la misma respuesta de sensibilidad hacia las imágenes violentas que las personas que se declaraban fans de otros estilos musicales.