No era creepypasta: resuelven misterio de los teléfonos de Garfield

Sólo les tomó como 35 años comprender de dónde provenían esos teléfonos abandonados en la playa.

Esta historia de los teléfonos abandonados de Garfield parecía sacada de una Creppypasta cuando nadie se explicaba su origen. Pero ahora que se conoce su origen no deja de ser menos inquietante.

Nadie se pone de acuerdo. Algunos como la BBC, afirman que han sido 35 años, otros apuntan a los 30. Pero durante décadas sobre la arena de las playas bretonas, en Francia, se volvió común encontrarse con teléfonos de juguete abandonados con la forma del gato Garfield.

No era creepypasta: resuelven misterio de los teléfonos de Garfield

El fenómeno habría iniciado en la década de los 80, pero nadie parecía explicarse el origen de los sucesos. De modo que año con año comenzó a volverse común encontrarse con alguna pieza de estos teléfonos.

Al final de esas tres décadas cientos dispositivos fueron recogidos, antes de que el grupo activista ecológico Ar Vilantsou encontrase la causa de estas misteriosas apariciones: un contenedor hundido muy cerca de la costa.

Nuestra asociación existe desde hace 18 años y desde que entonces encontramos prácticamente en cada limpieza trozos de teléfonos de Garfield.

Encontramos esta falla de 30 metros de profundidad, y bien al fondo estaban los restos de un contenedor.

No tenemos idea de lo que sucedió en aquel momento, de dónde vino el contenedor, de qué barco. No sabemos si cayeron varios contenedores al agua o sólo uno.

Es lo que señalan Clare Simonin, la presidenta de la organización y Fabien Boileau, director del Parque Natural Marino de Iroise, en Francia.

La clave para todo habría sido un residente de la zona; quien rindió su testimonio a la gente de Ar Vilantsou. Señalando el hallazgo de contenedor hundido y su ubicación a principios de la década de los 80.

Todo encaja. Aunque falta conocer los detalles precisos de la historia. Sobre cómo fue que un contenedor terminó ahí hundido, sin nadie haciendo algo por recuperarlo en 30 años.