Cráter conocido como" La puerta del Infierno" es registrado desde las alturas con un dron

El gigantesco cráter ubicado en el país asiático de Turkmenistán registra temperaturas extremas en su interior que pueden llegar hasta los 1000 grados.

El Famoso Cráter de Darvaza,  conocido comúnmente como "La puerta del infierno" ha sido capturado en vídeo con fantástica calidad. El fotógrafo encargado de realizar las espectaculares imágenes es el italiano Alessandro Belgiojoso con ayuda de un vehículo aéreo dron.

Al interior del cráter, las temperaturas pueden ser tan extremas alcanzando los 1000 grados centígrados. El conocido pozo fue descubierto en el año 1971 por una expedición de geólogos pertenecientes a la Unión Soviética por aquel entonces. La agrupación se encontraba realizando sondajes para encontrar almacenamientos naturales de gas y el petroleo.

Sin embargo, mientras se encontraban trabajando en la búsqueda, de un momento a otro sus equipos fueron tragados por la tierra y fundidos inmediatamente por el cráter, encontrando sin querer al llamativo pozo rocoso de origen natural.

crater 2

Cráter en llamas

Luego que los geólogos rusos descubrieran el sector, lo incendiaron intencionalmente para que el gas metano comenzara a combustionarse y así evitar la intoxicación en humano y animales. Es por esto que, darvaza se ha mantenido "encendido"desde el mismo año en que fue encontrado. El diámetro total del poso es de 69 metros y tiene una profundidad aproximada de 30 metros en total.

Por otro lado, todas estas características especiales del cráter lo han transformado en un atracción turística llamativa para los viajeros en el mundo. Desde el año 2009, el sitio registra aproximadamente 50 mil turistas en total, cifra llamativa debido a que no está ubicado en un zona de fácil acceso, ya que este se encuentra ubicado en pleno desierto de Karakum, en Turkmenistán.

El particular nombre que posee el pozo fue creado por los lugareños del sector, en referencia al color que irradia el fuego en su interior. Esto lo relacionan directamente con la entrada al lugar subterráneo donde se torturan las almas en pena.

En la actualidad, el sitio se encuentra abierto para el turismo. Sin embargo, lo más complejo es conseguir visa y el tiempo necesario para mantenerse en el país ya que en Turkmenistán son bastante rigurosos en esta temática.