Científicos hallaron la manera de convertir el CO2 en carbón sólido

Científicos hallaron la manera de convertir el CO2 en carbón sólido

El método podría ocuparse del CO2 y llevarlo a un estado sólido para reintegrarlo al suelo sin los riesgos ambientales que otros procedimientos generaban.

Para nadie es un secreto que el dióxido de carbono (CO2) es uno de los problemas más notorios de la actualidad. Tan solo a finales de 2018 se registraron niveles críticos de contaminación atmosférica debido a este compuesto gaseoso. Algo que sin duda solo aumenta la preocupación por los efectos del calentamiento global que ya se están haciendo evidentes.

La humanidad rompe récord histórico de contaminación por CO2

Hace un par de años parecía haber esperanza pero algo cambio…

Ante esto, lo lógico es encontrar cuanto antes una posible solución capaz de hacer algo con todo el CO2 que está en el ambiente. Afortunadamente la ciencia ha sido consciente de ello y ya algunos avances se han hecho.

Este el caso de un grupo investigador perteneciente a la Universidad RMIT en Melbourne, Australia. En un documento publicado en Nature Communications, los científicos plantearon una forma para convertir el CO2 en carbón sólido.

Hasta ahora había existido un método para capturar dióxido de carbono y comprimirlo en una forma líquida. Así, se podría insertar nuevamente en el suelo. Sin embargo, los inconvenientes en torno a este proceso eran numerosos. Por ejemplo, se planteaban problemas de inviabilidad económica o posibles fugas de los lugares de almacenamiento que causaran daños ambientales.

Convertir el dióxido de carbono en carbón sólido resuelve muchos de estos problemas. De hecho, cumplir con este reto había sido muy difícil al requerir de altas temperaturas y presión como sucede de forma natural. Pero ahora gracias al uso de metales líquidos usados como catalizadores, los científicos pueden hacer esto posible.

Humo

¿Cómo se da esta transformación?

Concretamente es una técnica electroquímica la que hace posible la transformación de CO2 en carbón. En este es empleado un conjunto de metales líquidos con propiedades similares a las del suelo que lo hace realmente bueno para conducir la electricidad. Así, este es cargado con corriente eléctrica.

A continuación el dióxido de carbono se disuelve en un vaso lleno de líquido electrolítico y una pequeña cantidad de metal líquido, que luego se carga con una corriente eléctrica. Gracias a esto, el CO2 se convierte lentamente en escamas sólidas de carbono. Además, estas se separan naturalmente de la superficie del metal líquido. En otras palabras, permite la producción continua de sólidos carbonosos.

Pero no solo generaría eso. Una de los autores de esta investigación, Dorna Esrafilzadeh, señala otros efectos de este proceso:

"El proceso también produce combustible sintético como subproducto, que también podría tener aplicaciones industriales".

Por supuesto, aún faltaría tiempo para que este desarrollo fuera empleado a escala. Sin embargo, es un buen avance en materia ambiental.

Co2