Asteroide Bennu genera intriga en la NASA por extraña anomalía en el polvo expulsado mientras viaja

Asteroide Bennu genera intriga en la NASA por extraña anomalía en el polvo expulsado mientras viaja

El asteroide Bennu está siendo investigado por la sonda OSIRIS-REx hace poco más de un año estudiando su superficie y esperando aterrizar pronto en él.

El asteoride Bennu, el cual fue descubierto en el año 1999, ha causado la intriga de los científicos de la NASA debido a que, gracias al estudio de la superficie que está realizando la sonda OSIRIS-REx enviada en el año 2016, han descubierto una extraña anomalía en el cuerpo estelar nunca antes vista en ningún caso conocido. Se trata de un extraño polvo de partículas las cuales salen eyectadas del asteroide sin explicación alguna.

El comunicado realizado por la propia agencia espacial fue claro, hasta ahora no tendrían certeza del porqué se producen estas extrañas nubes de polvo particular emitidos por el propio asteroide. El primer registro que obtuvo la sonda sobre este suceso fue el pasado 6 de enero, y desde ahí han registrado según sus investigaciones 11 ocasiones en las cuales el asteroide desarrolla este extraño proceso.

Asteroide Bennu genera intriga en la NASA por extraña anomalía en el polvo expulsado mientras viaja

Asteroide cercano a la Tierra

Este particular cuerpo espacial se encuentra cercano a la Tierra y es parte del cinturón de asteroides ubicado entre las órbitas de Marte y Júpiter. Bennu tiene un diámetro total de 490 metros y es clasificado como un tipo"Apolo 2″, que significa que su órbita es cercana a la de nuestro planeta.

Desde el año 2018 la nave OSIRIS-REx se encuentra orbitando a su alrededor estudiando la superficie de este, esperando pronto poder aterrizar sobre el para poder obtener muestras de polvo, pero esto aún no ha sido posible. Lo llamativo del actual descubrimiento es que, algunas de las partículas de polvo expulsadas desde el asteroide, se mantienen en la órbita del mismo, causando un efecto extraño debido a que parecen pequeños satélites.

Para los científicos pertenecientes a la NASA, el reciente hallazgo es algo que los mantiene intrigados ya que no habían registrado nunca algo así hasta ahora. Pero el ahora misterio los incentiva aún más en seguir estudiando el extraño comportamiento que tiene este particular asteroide, el cual está recién comenzando ya que a finales del 2019 se espera recién que la sonda pueda aterrizar sobre el Bennu para obtener muestras y estar de regreso en la tierra el año 2023.