Venezuela Aid Live: el polémico "concierto doble" que enfrenta a Roger Waters y al empresario Richard Branson

Venezuela Aid Live: el polémico "concierto doble" que enfrenta a Roger Waters y al empresario Richard Branson

La situación crítica de Venezuela ha generado que dos conciertos paralelos se celebren a ambos lados de la frontera colombo-venezolana.

Venezuela ha dado mucho de qué hablar últimamente. Recientes escándalos de bloqueos de redes sociales y otras páginas web debido a ciertos actos de rebelión y la autoproclamación de Juan Guaidó como presidente interino del país, entre otras cosas, han puesto al estado sudamericano en boca de todos. Esto, por no mencionar la grave crisis económica que atraviesa y la migración masiva de venezolanos a Colombia.

Sin embargo, un nuevo tema se está discutiendo en estos momentos. Todo comenzó cuando el presidente de Colombia, Iván Duque, anunció que iba a enviar una ayuda humanitaria a Venezuela. Distintos jefes de estado estuvieron de acuerdo con el acto e incluso brindaron su apoyo; pero esto no le convenció a Nicolás Maduro, quien señaló tal envío como una trampa de Estados Unidos para violar la soberanía del país. De hecho, a día de hoy los camiones llenos de alimentos no perecederos no han logrado cruzar la frontera.

En Venezuela persiste la desconfianza por aceptar cualquier ayuda externa. La amenaza de que Estados Unidos intervenga militarmente el país sigue vigente, después de que se supiera de los posibles planes de los norteamericanos de enviar 5.000 soldados a Colombia.

No obstante, ya no solamente los gobiernos están involucrados en este conflicto. Una iniciativa privada, concretamente un concierto, está preocupando a más de uno por las implicaciones políticas que tiene detrás. En esto estarían involucrados el magnate británico Richard Branson y el fundador de Pink Floyd, Roger Waters.

Venezuela Aid Live: el polémico "concierto doble" que enfrenta a Roger Waters y al empresario Richard Branson

El lado colombiano

Richard Branson es un empresario de 68 años que es dueño del conglomerado Virgin Group. A pesar de haber amasado una gran fortuna, se le ha reconocido sus esfuerzos por apoyar iniciativas humanitarias a lo largo del mundo.

Esto lo terminó llevando a posar sus ojos en Venezuela. Recientemente en un video publicado en redes sociales, el magnate anunció que se celebraría un gran concierto en Cúcuta, Colombia, justo en la frontera con su vecino país en crisis. Llamado Venezuela Aid Live, la idea del concierto es reunir 100 millones de dólares en 60 días con las donaciones voluntarias del público.

Branson hizo énfasis en la razón de por qué se organiza el concierto:

El régimen de Nicolás Maduro, responsable de esta crisis, se niega a permitir que la ayuda humanitaria ingrese al país. Debemos romper el callejón sin salida, o muchos venezolanos estarán al borde de la inanición y la muerte".

El próximo 20 de febrero tendrá lugar el concierto en el que participarán artistas reconocidos como J Balvin, Maluma, Luis Fonsi, Juanes, Alejandro Sanz, Juan Luis Guerra, etc. Si bien se pretende actuar por una causa benéfica por Venezuela, definitivamente el evento causará más tensiones en la frontera con Colombia.

Venezuela Aid Live: el polémico "concierto doble" que enfrenta a Roger Waters y al empresario Richard Branson

El lado venezolano

Las críticas se veían venir, pero no se esperaba una respuesta de este calibre. Maduro no solo rechazó la organización del concierto de Branson, sino que anunció que iba a hacer uno propio. El segundo evento se va llamar "Hands Off Venezuela" y se celebrará el mismo día y la misma hora desde el lado venezolano de la frontera, en la ciudad de San Antonio del Táchira, a tan solo 10 kilómetros del primer concierto.

Como si fuera poco, el gobierno de Maduro anunció que iban a ser ellos quienes enviarían una ayuda humanitaria a Colombia. Así, comunicaron que iban a compartir 20.000 cajas de alimentos no perecederos (32 toneladas). Según su comunicado, pretenden tenderle una mano a la población en grave estado de pobreza que vive en Cúcuta. Es decir, al menos unas 300.000 personas.

Además, Roger Waters, el líder de la legendaria banda Pink Floyd, se sumó al apoyo del gobierno de Maduro. Recientemente publicó un video en el que decía que el concierto de Branson no tenía nada que ver con ayuda humanitaria. No conforme con eso, criticó las acciones de otros países frente a Venezuela pues consideró que no había crisis alguna en el país:

Tengo amigos en Caracas ahora mismo (…) En definitiva no hay guerra civil, ni caos, ni asesinatos, ni una dictadura aparente. No hay encarcelamiento de opositores, ni censura a la prensa… nada de eso está sucediendo. Todo ha sido una narrativa que nos han vendido ".

Hay algo cierto de todo esto, y es que dos conciertos paralelos se darán el 22 de febrero. Más allá de ayudas para la ciudadanía, lo que se verá será principalmente tensión política de ambos lados. ¿Qué resultará de todo esto?