Desarrollan hojas artificiales que convierten el CO2 del aire en combustible

Desarrollan hojas artificiales que convierten el CO2 del aire en combustible

Las hojas utilizarían el CO2 para transformarlo en monóxido de carbono, útil como base para la creación de varios combustibles sintéticos.

Científicos acaban de desarrollar un elemento que podría ser muy útil para combatir el calentamiento global. Se trata de una hoja artificial capaz de imitar el proceso de fotosíntesis de las plantas. Sí, ese mismo que realizan las plantas durante el día para convertir el dióxido de carbono y la luz del sol en materia orgánica. De hecho, este desarrollo podría ser hasta 10 veces más útil para deshacerse del CO2.

Este hecho fue protagonizado por investigadores de la Universidad de Illinois en Chicago. Su desarrollo, detallado en ACS Sustainable Chemistry & Engineering, se basa en otros modelos de hoja artificial que anteriormente existían. Sin embargo, para que esas funcionaran debían ser empleadas en tanques presurizados únicamente con dióxido de carbono. Obviamente esto representaba algo molesto y poco útil en la vida real, tal y como señaló uno de los autores Meenesh Singh en un comunicado:

Hasta ahora todos los diseños que se han utilizado en los laboratorios usan CO2 proveniente de tanques presurizados. Para poder implementarse con éxito en el mundo real, estos dispositivos deben poder extraer dióxido de carbono de fuentes mucho más diluidas como el aire y el gas de combustión, que es el gas emitido por las centrales eléctricas que queman carbón.

Así, lo que hicieron fue encerrar las hojas ya existentes en cápsulas hechas con una membrana semipermeable de resina de amonio cuaternario y también las llenaron de agua. Hecho esto, exponen las muestras al sol, lo que termina evaporando el agua. Esta acción genera que el CO2 pase por sí solo a través de la membrana.

Una vez dentro el CO2, un absorbente de luz y varios catalizadores lo terminan convirtiendo en monóxido de carbono. Este compuesto puede ser realmente útil en la creación de ciertos combustibles sintéticos. Como si fuera poco, algo de oxígeno también es producido, el cual puede recogerse o liberarse al aire.

Los cálculos de los científicos con impresionantes. La idea de estas hojas es que sean fabricadas en grandes tamaños y en una buena cantidad. Así, determinaron que 360 de estas hojas (cada una de 1,7m de largo y 0,2 de ancho) pueden producir cerca de media tonelada de monóxido de carbono al día. Distribuidas las 360 unidades, podrían ocupar un área de 500 metros cuadrados. Esto podría reducir hasta un 10% los niveles de CO2 de la zona circundante en solo un día

Desarrollan hojas artificiales que convierten el CO2 del aire en combustible