Stephen Hawking estaba involucrado en el proyecto más ambicioso de exploración espacial de la humanidad

Stephen Hawking estaba involucrado en el proyecto más ambicioso de exploración espacial de la humanidad

El nombre del proyecto en el que Hawking estaba participando es Breakthrough Starshot, una iniciativa para tratar de llegar a Alfa Centauri.

En abril de 2016 el cosmólogo Stephen Hawking; el magnate ruso, Yuti Milner; y hasta el creador de Facebook, Mark Zuckeberg, se reunieron para presentar ante el mundo un proyecto sin precedentes. Lo llamaron Breakthrough Starshot, y representaría la oportunidad más factible e inmediata que podía tener la humanidad en sus aspiraciones para conocer lo que estaba más allá del sistema solar.

Por más loco que haya sonado, el proyecto era (y sigue siendo) real. La idea de él era poder explorar el sistema estelar más cercano al nuestro, llamado Alfa Centauri. La forma de lograrlo sonaba innovadora e impresionante, pues plantea la creación de naves diminutas que sean empujadas a grandes velocidades por fuerzas de gran calibre.

En ese entonces Milner aseguró que Breakthrough Starshot ya contaba con una considerable inversión. Según su página oficial, más de 100 millones de dólares ya estaban destinados para la investigación y desarrollo del proyecto.

Todos estos personajes coincidían en un interés especial: ver de cerca el planeta de la zona habitable de la estrella Proxima Centauri, llamado Proxima Centauri b. Este destino tan específico ha sido descrito una lugar donde potencialmente podría haber vida fuera de la Tierra. De hecho, en el libro póstumo de Hawking, el científico resaltó la importancia de la exploración espacial y del proyecto en sí.

Stephen Hawking estaba involucrado en el proyecto más ambicioso de exploración espacial de la humanidad

¿Cómo funcionaría?

Llegar a Alfa Centauri representaría un reto enorme. Dicho sistema estelar está ubicado a 4,37 años luz; lo que equivale a unos 41,3 billones de kilómetros. Con la tecnología actual nuestras naves alcanzarían ese punto en unos tres millones de años. En el caso de la sonda Voyager, que se desplaza a una velocidad de 20km/s, tardaría hasta unos 70.000 años en llegar.

¿Entonces cómo se piensa alcanzar con un objetivo que normalmente cuyo viaje de ida demoraría más que toda la historia de la raza humana? Ante esto, Hawking planteo una idea extravagante: alcanzar en cierta medida la velocidad de la luz. Bueno, no exactamente… en realidad representaría una quinta parte de esta, lo que equivale a 60.000 km/s.

Con esta increíble velocidad se lograría llegar a Marte en menos de 20 minutos. Además, a Plutón sería poco más de un día. Alcanzar Alfa Centauri sería cuestión de poco más de 20 años.

En este punto es donde entran en juego las Starchip. Se trata de naves diminutas que desplegarán velas de 400 átomos de espesor, medio gramo de peso y 4 metros de diámetro. Su fin es ser impulsadas por la acción rayos láser de 1 gigawatt proyectados desde la Tierra.

La reducida masa de las naves junto al empuje que proporcionarían los láseres permitiría que pudieran alcanzar tal velocidad. Además, serían capaces de tomar fotografías y comunicarse con la Tierra. Eso sí, llegando al destino tardarían hasta 4 años en lograr enviar su información.

Así, la humanidad podría tener fotografías de cerca de Alfa Centauri para la década de 2060. En ese entonces habríamos llegado lo más lejos que podría haber imaginado alguien que podríamos lograr, al menos en el siglo XXI.

Stephen Hawking estaba involucrado en el proyecto más ambicioso de exploración espacial de la humanidad

Unos retos no muy fáciles de cumplir

Por supuesto la idea es enviar al tiempo numerosas unidades Starchip y hacer seguimiento de todas al tiempo. La razón de esto es que cada aparato puede fácilmente verse dañado por obstáculos encontrados en su camino hasta Alfa Centauri. Pero no solo eso, sino que las naves se tendrían que enfrentar a condiciones extremas de aceleración, frío y protones.

Por otro lado, no se sabe a ciencia cierta cómo se podría frenar a las naves. Cualquier error de cálculo en este sentido y podrían hacer que choquen directamente contra cualquier objeto. Eso, si el gas y polvo estelar no terminan destruyéndolas antes.

Lo cierto es que por ahora no se ha sabido de ningún adelanto significativo de Breakthrough Starshot. Sus objetivos son muy difíciles de alcanzar, por lo que se requiere de especial cuidado antes de ponerlo en marcha. ¿Podrá este proyecto cumplir con su cometido?

obuzucx1f1200x01-ae1f09cb0b092db99de8d822c7204c37.jpg