Facebook e Instagram implementarán una nueva política sobre publicaciones depresivas en sus plataformas

Facebook e Instagram implementarán una nueva política sobre publicaciones depresivas en sus plataformas

Facebook está particularmente preocupado por las imágenes de autolesiones hechas por personas que están pasando por un duro momento emocional.

En 2017 una historia lamentable y triste protagonizó los medios de comunicación del Reino Unido: Una adolescente llamada Molly Russell cometió suicidio a la corta edad de 14 años. Consternados y confundidos, sus padres trataron de buscar las razones de su fatal decisión. Posteriormente lo que encontraron terminaría en debates sobre el poder de las redes sociales y hasta un cambio en las políticas de Facebook e Instagram.

Poco después del impacto provocado por la muerte de su pequeña, los padres de Molly emprendieron una investigación para descubrir qué pasaba por su cabeza el día que atentó contra su vida. Sin embargo, esto no sería tan fácil. Hasta hoy Apple se ha negado a dar acceso al teléfono de Molly debido a su estricta política de seguridad. Esto despertó todo un debate internacional sobre a quién pertenecen los datos de una persona fallecida: si a las compañías de tecnología o a su familia.

Pero el problema no termina allí. La pareja logró dar con las búsquedas de Instagram de su hija, y lo que encontraron los aterró completamente. Molly había estado buscando temas estrictamente relacionados con el suicidio. Por ejemplo, hashtags como "#Suicide", "#SelfHarm", entre otros. Naturalmente, la lista contenía publicaciones de gente que compartía sus duros momentos de depresión. Inclusive, aparecían muchas imágenes de lesiones autoinflingidas.

Ante esto, Ian Russell, el padre de Molly, no dudó en compartir su indignación con los medios de comunicación. Según él, en las redes sociales hay  publicaciones que terminaron incidiendo en la decisión de la adolescente. "Instagram ayudó a matar a mi hija", repitó en numerosas ocasiones.

El caso generó tanto revuelo y preocupación que terminó llegando a los ejecutivos de Facebook e Instagram. Debido a ello, se vieron obligados a investigar a fondo el caso y realizar cambios decisivos sobre las publicaciones que pueden afectar la salud mental de otras personas.

Facebook e Instagram implementarán una nueva política sobre publicaciones depresivas en sus plataformas

Nuevas medidas

Recientemente Facebook publicó en su blog las acciones que se tomaron a partir del caso de Molly Russel. En él, la compañía explicó que estuvo consultando con expertos en el tema de salud mental de todo el mundo. Así, pudieron reflexionar sobre qué podían mejorar en el uso de su plataforma para evitar nuevos casos de suicidio.

Debido a eso, la empresa admitió que "no estaba donde debería en cuestión de suicidio y autolesiones". Además, precisó que si bien es necesario dejar que las personas compartan su dolor, el hecho de difundir imágenes con cortes u otros daños podría "promover no intencionalmente a que más gente se haga daño".

En otro blog, esta vez desde Instagram, se hicieron públicas las nuevas normas sobre este aspecto. Este es el listado:

  1. No permitiremos imágenes gráficas de autolesiones, como cortes en Instagram. Nunca hemos permitido publicaciones que promuevan o alienten el suicidio o la autolesión, y continuaremos eliminándolas cuando se informen.
  2. No mostraremos contenido no gráfico ni relacionado con la autolesión como cicatrices curadas, en la búsqueda, los hashtags y la pestaña de exploración, y no lo recomendaremos. Tampoco estamos eliminando por completo este tipo de contenido de Instagram. No queremos estigmatizar o aislar a las personas que puedan estar en peligro y publicar contenido relacionado con daños personales como un grito de ayuda.
  3. Queremos ayudar a las personas en sus momentos de necesidad. Por eso, también nos enfocamos en obtener más recursos para las personas que publican y buscan contenido relacionado con autolesiones y los dirigimos a organizaciones que pueden ayudar.
  4. Continuamos consultando con expertos para averiguar qué más podemos hacer. Esto puede incluir difuminar cualquier contenido no gráfico relacionado con autolesiones con una "pantalla de sensibilidad", para que las imágenes no sean visibles de inmediato.
Facebook e Instagram implementarán una nueva política sobre publicaciones depresivas en sus plataformas