Médicos tuvieron que abrirle el útero para operar a su bebé en una revolucionaria intervención

Médicos tuvieron que abrirle el útero para operar a su bebé en una revolucionaria intervención

Mujer se sometió a una cirugía altamente compleja luego de manifestar complicaciones en el embarazo.

Bethan Simpson estaba embarazada de 20 semanas cuando un examen de rutina reveló que estaba teniendo complicaciones. A su feto le diagnosticaron espina bífida, una malformación congénita en la que existe un cierre incompleto del tubo neural. En la desesperación, tuvo que tomar una importante decisión.

La situación tuvo lugar en Londres, Inglaterra. Al momento de enterarse del problema, a la mujer le dieron tres opciones: continuar con el embarazo, asumiendo los problemas; interrumpirlo; u optar por una cirugía de “reparación fetal”. Considerando que quería tener un hijo, se inclinó por la última. Así lo mencionó a Independent UK:

"Mi bebé y yo pasamos por una amniocentesis, una resonancia magnética y varios preparativos. Nos aprobaron la operación el 17 de diciembre. Nuestras vidas fueron una montaña rusa durante el resto de las semanas”.

La mujer se sometió a una cirugía especializada en el University College London Hospital, donde los médicos trabajaron para reparar la columna vertebral del bebé. Lo impresionante de todo, es que para realizar esto, tuvieron que abrir el útero para intervenir al bebé.

Afortunadamente para ellos, todo salió bien y el bebé fue posicionado en el útero tal como antes, para seguir con el resto del embarazo. La intervención es en extremo compleja y Simpson es la cuarta mujer en el Reino Unido en someterse al procedimiento.

La mujer de 26 años tendrá a su hijo en abril de este año: “hay riesgos de que las cosas salgan mal, pero la espina bífida ya no es lo que solía ser”, concluyó.