América Latina y la Guerra 4.0 [FW Opinión]

América Latina y la Guerra 4.0 [FW Opinión]

"La región debe aprovechar el contexto y construir una visión digital latinoamericana propia e independiente".

La disputa comercial entre EEUU y China ha revelado una nueva derivada de la tensión entre ambas potencias: “la guerra 4.0 o la lucha por la hegemonía tecnológica del siglo XXI”. Su primera batalla es quien obtiene el dominio tecnológico  en el despliegue de las redes y servicios 5G.

La administración Trump puso en el centro de su ataque a Huawei, partiendo con la detención en Canadá de su directora financiera, acusando a la compañía de robo tecnológico y generando la sospecha global de espionaje y del mal uso de la información que haría la empresa China. Hasta ahora un par de países, que hace rato quedaron en la periferia del desarrollo de las plataformas tecnológicas, han recogido las sugerencias de Estados Unidos y han vetado a la compañía, bloqueado su participación en el mercado interno y han ido eliminando sus componentes de la red de comunicación móvil. Lo cierto que aún no se conoce evidencia de esas acusaciones y Huawei sigue avanzando como referente del desarrollo de la arquitectura digital global.

Lo que esconde estas acusaciones es un enfrentamiento tecnológico de nueva generación, donde Occidente corre el riesgo de perder el liderazgo histórico de la innovación y el predominio del desarrollo de tecnologías, cediendo esta supremacía a manos de nuevos desafiantes y actores emergentes, en especial de China, que pasó de ser el paraíso de la copia y de la mala imitación a un gigante tecnológico mundial. El país de Asia Oriental definió que su futuro dependía, en parte, del desarrollo de sectores claves de la economía, y para ello, y por su independencia, debía aplicar una alta tecnología para modernizar su base manufacturera, la robótica, la biogenética, los vehículos alimentados por nuevas energías, la aeronáutica espacial, la inteligencia artificial, la tecnología de la información, las redes de infraestructura. En esta misma dirección avanza Corea e India. Las plataformas supranacionales Google, Amazon, Facebook, Apple lo saben hace rato.

La supremacía por liderar la revolución digital tiene en el 5G su primera gran batalla emblemática. En el imaginario se instaló que quien primero conquiste esta nueva generación tecnológica tendrá el dominio y control del nervio central de la fábrica del futuro, de la industria inteligente, de la Inteligencia Artificial, Internet de las Cosas; la salud digital, ciberseguridad, el control de las ciudades inteligentes, la movilidad y la energía. El flujo del tránsito, el despliegue de nueva infraestructura, la conectividad masiva de dispositivos, sensores y artefactos y la gestión del transporte urbano; la llave maestra de la economía digital, la creación de nuevos empleos y la atracción de los fondos de inversión, el poder de la sustitución de los bienes y servicios tradicionales por sus equivalentes digitales.

En medio de esta tensión geotecnológica, América Latina será obligada a tomar partido y no debe dejarse intimidar. Mientras un par de países promueven el veto, el bloqueo, la restricción y la hegemonía tecnológica, nuestra región debe ser el referente de la neutralidad tecnológica, la igualdad de concurrencia de operadores, fabricantes, integradores, proveedores, agregadores, beneficiarse de esa oferta y generar las condiciones para que ocurra esa competencia.

La región debe aprovechar el contexto y construir una visión digital latinoamericana propia e independiente, que exprese el qué, cómo y dónde queremos estar en esta revolución digital, avanzar en el  espacio digital común, de un mercado regional compartido, en la integración de los países para promover desarrollo, seguridad y confianza. América Latina debe jugar un papel en la nueva gobernanza para la era digital, para ello debe tomárselo seriamente, mejorar las capacidades técnicas, ajustar los marcos regulatorios y construir una arquitectura legal que promueva la participación satisfactoria de cada país en este nuevo ecosistema.

El proteccionismo no es un valor ni un aporte para el progreso de las naciones del Continente, América Latina sabe quién termina pagando los costos de una guerra ajena, sabe quién termina recibiendo tecnologías de segunda mano, cerradas y amarradas a proveedores únicos. América Latina sabe lo que implica que el ecosistema 5G llegue dividido a conquistar este territorio. Sabemos que significa retraso, marginación y exclusión.

PhD Rodrigo Ramírez Pino

Director Programa Desarrollo Digital LaTam

Flacso

Ex Presidente Foro Latinoamericano de Entes Reguladores de Telecomunicaciones (Regulatel) y ex Subsecretario.