Google recibe duras críticas por pretender limitar la organización de sus trabajadores

Google recibe duras críticas por pretender limitar la organización de sus trabajadores

Se acaba de conocer que abogados quisieron eliminar la organización gremial mediante correos electrónicos.

Si bien el CEO, Sundar Pichai, ha dicho que respeta el derecho a organizarse de los trabajadores de Google, un documento reveló que abogados de la firma pretendieron hacer todo lo contrario.

Los trabajadores de Google han realizado numerosas manifestaciones, por temas que van desde las conductas sexuales inapropiadas de los altos directivos hasta el rechazo al “negocio de la guerra” y los contratos de Google con el Pentágono.

Ahora, se acaba de conocer que los abogados de la compañía tomaron una postura contraria a la organización laboral. ¿Qué hicieron? Le pidieron al gobierno de EE.UU. que anulara una serie de protecciones de la era de Obama.

Particularmente, durante la administración de Obama, la Junta Nacional de Relaciones Laborales (NLRB, por su sigla en inglés) amplió los derechos de los trabajadores a usar el sistema de correo electrónico de su lugar de trabajo para organizar los problemas propios de cada institución, algo que suena del todo lógico.

Sin embargo, los abogados de Google hicieron una solicitud a la Junta Nacional de Relaciones Laborales en noviembre del año pasado, instando a “deshacer ese precedente”, según explica un reportaje de Bloomberg.

No solo pidieron deshacerse de la garantía, sino que pidieron que un precedente de la era de George W. Bush, que permitiría a las empresas prohibir la organización mediante sus sistemas de correo electrónico, fuese ser restablecido. Consultado por el medio, así se defendió Google:

"No estamos presionando para que se realicen cambios a ninguna regla. Fue una defensa legal que incluimos como una de las muchas defensas posibles”.

El sistema de correo electrónico de Google desempeñó un papel fundamental en las manifestaciones, puesto que las listas de correo fueron usadas para organizarlas. Colin McMillen, una de las trabajadores de Google, dijo:

“Esto demuestra que el liderazgo de Google no está operando de buena fe. Tratar de frenar nuestra capacidad de coordinar y hablar entre nosotros sobre estos temas, es extremadamente preocupante”.