Estudio quiebra mitos: personas solteras aumentan su satisfacción con el tiempo

Estudio quiebra mitos: personas solteras aumentan su satisfacción con el tiempo

Contrariamente a lo que se piensa, estar en pareja formal se vuelve menos relevante con el paso de los años para hacerle frente a la soledad.

Aunque las personas solteras en la vejez han sido estigmatizadas o estereotipadas históricamente, la realidad es que muchas se sienten conformes, e incluso más con el paso de los años.

Un estudio publicado en The Journal of Gerontology, liderado por Anne Boger y Oliver Huxhold del Centro Alemán de Gerontología, analizó información de una encuesta aplicada a ciudadanos alemanes relativa al envejecimiento. Quienes participaron en el sondeo tenía entre 40 y 85 años.

Los expertos se focalizaron en un grupo de 2552 personas encuestadas en 2008, las cuales fueron entrevistadas nuevamente en 2014 para saber su opinión en el tiempo. En el caso particular de las relaciones de pareja, se les preguntó qué tan satisfechos estaban con sus vidas.

El estudio evidenció cuatro cuestiones principales. En principio, tala como recoge Psychology Today, quedó al descubierto que la satisfacción personal de la gente soltera, contrariamente a lo que se cree, aumenta con el tiempo.

En segundo lugar, explicaron que estar casado se tiende a volver menos relevante con el tiempo para hacerle frente a los estados de soledad. A lo largo de su vida adulta, el hecho de que las personas tengan una pareja romántica formal se vuelve menos relevante para “no sentirse solo”.

De hecho, al estudiar la soledad, se dieron cuenta de una cuestión interesante. Quienes nunca han estado casados ​​a menudo reportan bajos niveles de soledad. Por ejemplo, las personas mayores de 65 años que eran viudas, se sentían más solitarias que los que nunca se habían casado. En este grupo, casi la mitad (46%) dijo que nunca se había sentido solo. Sólo el 9% dijo que si se sentía de tal forma.

El tercer y cuarto punto reafirma las hipótesis anteriores: a medida que las personas envejecían, disminuía cualquier diferencia, entre personas con y sin pareja romántica, respecto a si se sentían o no solas. Por ejemplo, las personas con parejas románticas pueden haberse sentido menos solos que las personas sin parejas románticas en 1996, pero para 2014, tener una pareja romántica importaba mucho menos.

Los autores no apostaron por ninguna explicación de por qué las personas solteras se sintieron más satisfechas con sus vidas a medida que crecían, o por qué las personas solteras de hoy están más satisfechas con sus vidas que las personas solteras hace unas décadas. Sin embargo, se cree que es porque cada vez hay menos prejuicios asociados a la gente que decide quedarse soltera.

En síntesis, las personas con pareja pueden sentirse solitarias y las personas sin pareja pueden sentirse satisfechas o acompañadas (y viceversa).