Visitamos el hospital de San Francisco que quiere dejar de llamarse "Zuckerberg" [FayerWayer TV]

El hospital general de la Bay City lleva el nombre del ahora polémico creador de Facebook, y ni los ciudadanos ni sus médicos están de acuerdo.

Desde una generosa donación hecha por Mark Zuckerberg y su esposa el año 2015, el hospital general de San Francisco se ha convertido en lo que parece ser tanto un beneficio para los habitantes de la ciudad, como un chivo expiatorio para justificar las decisiones equivocadas del dueño de Facebook.

El multimillonario tecnológico no ha estado exento de crítica en los últimos años, y ha tenido que salir al paso de numerosas acusaciones que lo ligan a conflictos sociales, políticos, e incluso las últimas elecciones presidenciales.

Por supuesto, tales escándalos no podían quedar al margen de su carrera como filántropo. En noviembre del 2018, el supervisor del Distrito 3 de la Ciudad de San Francisco, Aaron Peskin, anunció que presentaría un recurso para remover el nombre del dueño de Facebook del hospital. En una entrevista con el diario The Guardian, Peskin asegura que es “indigno” llevar el nombre de Mark dado el comportamiento corporativo de Facebook.

Por lo demás, la controversia respecto al nombre no es nueva. Diversos líderes de la salud proclamaban en su momento la falta de ética de exigir un cambio, argumentando que agregar un nombre no le añade ni le quita nada a la labor de dar, llamándolo incluso “filantropía transaccional”.

Hospital Zuckerberg

Sin embargo, y a pesar de aquellos reclamos, podemos ver el apellido Zuckeberg en casi todo el recinto, como recuerdo permanente de la donación de 75 millones de dólares hecha por Mark y Priscilla Chan, su mujer, la que trabajó como pediatra en dicho establecimiento.

El recinto es uno de los dos hospitales de larga envergadura en la ciudad. Fuentes como Vox Media confirman que el hospital funciona en déficit y que ciertos procedimientos, como los precios de pabellón, han tenido que aumentar considerablemente sus precios desde el año 2010.

Por otra parte, la donación hecha por Priscilla y Mark no cuenta en el presupuesto de funcionamiento del recinto, y la donación de la pareja no corresponde a un porcentaje tan importante del presupuesto para la renovación de éste, contribución que pagaron todos los residentes desde el año 2008.

Independiente de quién tenga la razón o no, el hospital llevará el nombre del polémico millonario por mucho tiempo más. El abogado de la ciudad debe decidir si es preciso o no devolver el regalo de Mark, o si el nombramiento de espacios públicos puede ser revocado por problemas mediáticos o de interés particular de los habitantes, que ven a Facebook como un aliado peligroso a la hora de financiar la salud del país.

Hospital Zuckerberg