¿Quieres que tus hijos pasen menos horas frente a una pantalla? Un estudio dice que tú también deberías hacerlo

¿Quieres que tus hijos pasen menos horas frente a una pantalla? Un estudio dice que tú también deberías hacerlo

El documento señala que si lo que quieres es que tus hijos no tengan un estilo de vida sedentario, lo mejor es que des el ejemplo.

Una de las mayores preocupaciones que tienen actualmente los pediatras es la tendencia de los niños por sufrir de obesidad a una edad temprana. Esto se explicaría a través niveles de sedentarismo exagerados que son provocados por pasar muchas horas frente a una pantalla. Pero el análisis no se queda ahí: al parecer los hábitos no tan sanos de los padres estarían promoviendo que sus hijos adopten sus mismas costumbres.

Así lo señaló un estudio publicado en la revista BMC Obesity. Según los autores, los padres tendrían gran parte de la culpa de los tiempo prolongados que los niños están frente a una pantalla. Sin embargo, no se trataría de permisividad ya que los adultos si tratan de limitar los tiempos, sino de otras razones más inconscientes.

Para dar con la razón de esto, los investigadores recolectaron datos de 62 niños de entre 1,5 y 6 años. Además, analizaron su comportamiento en relación a sus respectivos padres (39 mujeres y 24 hombres, 64 progenitores en total).

Así, controlaron qué tanto tiempo frente a la pantalla gastaban los hijos y qué tanto tiempo le permitían sus padres. No solo eso, sino que también registraron si los adultos pasaban tiempo frente a las pantallas con sus hijos presentes.

¿Quieres que tus hijos pasen menos horas frente a una pantalla? Estudio dice que tú también deberías hacerlo

Nada como dar el ejemplo

Los investigadores hallaron que en promedio los niños gastaban una hora y media al día en frente de una pantalla. Eso entre semana, mientras que los fines de semana llegaba a las dos horas diarias. Mientras tanto, las cifras de los padres eran de dos horas y dos horas y media, respectivamente.

Efectivamente había una relación en los tiempos de los padres y de los hijos. A más tiempo invertían los unos, los otros terminaban imitando lo mismo, aunque era más notorio con las madres. Esto resultaba peor cuando los adultos se ponían a revisar su celular o ver televisión a la hora de la comida.

Otro hallazgo fue lo contraproducente que era controlar el comportamiento de los niños con una recompensa de este tipo. "Si te portas bien, te dejaré ver la TV". Esto resultaba en que los hijos terminaran viendo pantallas durante mucho más tiempo en comparación a si no existiera ese tipo de tratos, especialmente en los fines de semana.

Ya sabes: no pretendas que tus hijos no se envicien frente a una pantalla si tú haces lo mismo. Aplica para tiempo frente a la televisión, el celular, el computador, etc.

¿Quieres que tus hijos pasen menos horas frente a una pantalla? Estudio dice que tú también deberías hacerlo