Estudio afirma que si no comenzamos a eliminar los combustibles fósiles podría ser difícil controlar el cambio climático

Estudio afirma que si no comenzamos a eliminar los combustibles fósiles podría ser difícil controlar el cambio climático

Nuestras posibilidades se reducen si no comenzamos ahora.

Sobre el cambio climático se ha hablado mucho. Lo cierto es que la preocupación por potenciar las energías limpias tiene su origen en lo contaminantes que son las de origen fósil. Un nuevo estudio muestra que el cambio climático podría “estabilizarse” si la infraestructura vinculada a los combustibles fósiles se elimina.

Contener el aumento de la temperatura promedio global a no más de 1.5 grados Celsius​ es uno de los desafíos internacionales para lidiar con el calentamiento global. ¿Es realmente posible?

Los científicos de la Universidad de Leeds, dicen que sí, y que las actividades humanas son un punto de inflexión. Si todas las infraestructuras de combustibles fósiles (centrales eléctricas, fábricas, vehículos, barcos o aviones) se reemplazan por alternativas de cero carbono a partir de ahora, hay un 64% de posibilidades de permanecer por debajo del 1.5 grado de aumento.

Los expertos usaron modelos computacionales para estimar las temperaturas globales y evaluaron qué pasaría si se eliminara gradualmente (pero a partir de ahora) la infraestructura de combustibles fósiles. A las centrales eléctricas les dieron 40 años, los automóviles un promedio de 15 años y los aviones 26 años. Asi mismo, también consideraron el consumo de carne, que supone emisiones globales significativas.

Christopher Smith, una de las cabezas del estudio publicado en Nature, dijo en un informe de The Guardian, que es un desafío importante para la humanidad:

“Son buenas noticias desde un punto de vista geofísico. No obstante, en el otro lado de la moneda, la eliminación inmediata del combustible fósil está realmente en el límite de lo que podríamos hacer”.

Los mismos modelos arrojaron otro indicador preocupante. Si la eliminación gradual de los combustibles fósiles no comienza hasta el 2030, la probabilidad de alcanzar la meta (de un aumento no superior a 1,5℃) cae al 33%.