¿Es buena Bird Box, el mega hit de Netflix? [FW Opinión]

¿Es buena Bird Box, el mega hit de Netflix? [FW Opinión]

Bird Box ha sido una de las películas más comentadas de lo poco que llevamos el 2019. Puedes sacarte la venda de los ojos con calma, no hay spoilers.

Bird Box es una película de horror, que viene de la escuela de “The Happening” (2008, pésima) y “A Quiet Place” ( 2018, muy buena) en donde fenómenos extraños llegan a acabar con la humanidad, y los protagonistas tienen que adaptarse a ellos para poder sobrevivir.

En el caso de este film, se trata de la vista: tan solo un vistazo a las “presencias” (los malos), basta para provocar un suicidio cinematográfico con el primer elemento que esté a mano.

Bird Box

La película sigue a Malorie, encarnada por Sandra Bullock, por dos periodos de tiempo, y salta constantemente del pasado (cuando comienza la catástrofe) al presente apocalíptico de un mundo que se ve destruido.

Durante la película vamos entendiendo, junto con ella, cómo funcionan los “monstruos” y las técnicas para sobrevivir. En el presente en cambio, la vemos con los ojos vendados, sobreviviendo like a boss. Al comienzo aparece con dos niñitos, a los que les grita como si fueran un regimiento, porque si en este mundo cuesta que hagan caso, imagínense cómo es cuando la desobediencia lleva al suicidio infantil.

Sandra Bullock lleva la película en sus hombros, y sin ella lo más seguro es que no sería tan exitosa. El casting es muy bueno, y la premisa es entretenida. Como en sus predecesoras en el género, el foco no se centra en el por qué de los hechos inexplicables , sino cómo los personajes se adaptan a ellos.

Sin embargo, no resiste a mayor análisis de lo que se ve (o no se ve, turun tss). Pese a que uno le hace barra a Sandra Bullock en todo momento, es difícil empatizar con los demás personajes por la poca dimensión que tienen, y el arco de Malorie es bastante predecible y sin sorpresas.

Tiene suspenso, momentos tensos y emotivos, pero muy lejano al magistral uso de esos mismos recursos en su predecesora “A Quiet Place”, por ejemplo.  Sin embargo, en ningún momento se siente como una película pretenciosa, por lo que no deja promesas sin cumplir. Es bastante honesta y entrega lo que uno quiere ver: es una película entretenida para las masas, con mucho potencial de memes muy divertidos.