Isaac Asimov se imaginó cómo sería nuestro mundo en 2019 y este fue el resultado

Isaac Asimov se imaginó cómo sería nuestro mundo en 2019 y este fue el resultado

Escribió un informe en 1984 y es bastante acertado.

La mente de Isaac Asimov no solo dio lugar a grandes obras de ciencia ficción, sino que también imaginó cómo sería el mundo que hoy nos toca en suerte. Sobre esto, particularmente en 1984, escribió un texto en el diario The Star, donde explicó su visión sobre cómo sería el mundo en 2019. En el texto aborda tres temas: la guerra nuclear, la informatización y la explotación del espacio.

En el primer punto no ahondó mucho, puesto que la idea era suponer que existiría un futuro. En caso de que los desastres nucleares fuesen en auge, sencillamente “muy pocos de nosotros, o de nuestros hijos y bisnietos, estaremos vivos”, dijo. De esto modo, parte de la suposición de que no habrá una guerra nuclear de grandes proporciones.

En el segundo punto, dijo que los ordenadores acabarían siendo indispensables en todos los ámbitos, desde lo gubernamental hasta lo móvil.

“El objeto computarizado móvil ya está inundando la industria y, en el transcurso de la próxima generación, penetrará en el hogar (…) La creciente complejidad de la sociedad hará que sea imposible prescindir de ellos".

Este proceso de tecnologización seguiría transformando los empleos. “No es que la informatización vaya a significar menos empleos en general, ya que el avance tecnológico siempre ha creado, en el pasado, más empleos de los que ha destruido, y no hay razón para pensar que eso no será verdad ahora también”, explicó.

¿Qué trabajos desaparecerán? Isaac Asimov, creía que existían ciertos componentes. Los trabajos que desaparecerán tenderán a ser solo aquellos trabajos de rutina de oficina y aquellos trabajos en líneas de montaje o de manufactura simple.

“Los robots perfectamente diseñados para esto tomarán el control”, explica, agregando que es evidente que las nuevas generaciones deberán formarse de una forma adecuada para los tiempos.

Otros temas que plantea es que la población crecerá y que “las consecuencias de la irresponsabilidad humana en términos de desperdicio y contaminación se harán más evidentes e insoportables; los intentos de lidiar con esto se volverán más extenuantes”.

En cuanto al espacio, dijo que para el 2019, volveríamos a la Luna. “En ella no solo habrá estadounidenses, sino una fuerza internacional, y no solo para recolectar rocas lunares, sino para establecer una estación minera que procesará el suelo lunar”. Eso sí, lo llevó tal vez unos pasos más adelante consignando:

“Una de esas estructuras que muy posiblemente podría completarse para 2019, sería el prototipo de una estación de energía solar, equipada para recolectar energía solar, convertirla en microondas y transmitirla a la Tierra”.