Trump se alista para su próxima movida contra Huawei y ZTE

Trump se alista para su próxima movida contra Huawei y ZTE

Suma y sigue.

La guerra comercial entre China y Estados Unidos va a dejarnos un nuevo capítulo, con más obstrucciones a Huawei y ZTE en el país del norte.

Esto porque, si no bastara con que recién venimos saliendo del caso de Meng Wanzhou, ahora Donald Trump tiene fresca la tinta en su lapicera para emitir un nuevo ban a las marcas chinas.

De acuerdo a reportes de Bloomberg, se emitirá una orden ejecutiva que le prohibe a las operadoras usar hardware proveniente de Huawei y ZTE, todo dentro del contexto del poder que se le entrega a la presidencia en "casos de emergencia nacional", que es a lo que quieren recurrir en esta instancia.

Según la fuente, esto prohibirá el uso de aparatos de estas marcas en suelo americano, donde no son pocos los operadoras rurales que utilizan piezas de estas marcas chinas por ser más baratas.

De acuerdo a trascendidos que se han hecho bastante evidentes, el gobierno estadounidense cree firmemente que estas son marcas espías para China y que los ciudadanos están expuestos. Todo ha sido negado en reiteradas ocasiones por ambas marcas.

Justo hoy, desde Huawei entregaron declaraciones provenientes de Ken Hu, el Presidente rotativo de la compañía, que les dejamos de manera íntegra:

La seguridad es nuestra máxima prioridad y sobrepasa todo lo demás. El Presidente rotativo estuvo abierto a una pregunta sobre la posible construcción de centros de evaluación de seguridad cibernética en lugares como Estados Unidos y Australia, señalando que los centros ya existentes en el Reino Unido, Canadá y Alemania abordan y mitigan las posibles preocupaciones. Huawei se ha sometido a las revisiones y evaluaciones más estrictas por parte de los reguladores y clientes, al tiempo que comprende sus preocupaciones y está dispuesta a atenderlas. Sin embargo, ninguna evidencia indica que nuestros equipos representen una amenaza para la seguridad.

Hu recordó a los asistentes que el Ministerio de Relaciones Exteriores de China aclaró formalmente que ninguna ley exige que las empresas instalen puertas traseras obligatorias, y señaló que existen leyes de contexto que marcan límites que aseguran que las empresas actúen bajo estándares legales. Además, Ken Hu señaló que las leyes chinas son similares a las de Estados Unidos, que también contemplan la participación del sector privado en la prevención de terrorismo y promoción de la ciberseguridad.

Huawei se mantiene abierta a entender las preocupaciones sobre su apertura, transparencia e independencia, así como al diálogo sobre las mismas. Hu señaló que, si existieran pruebas o evidencias de estas preocupaciones, los gobiernos que las tengan podrían haberlas compartido con los operadores de telecomunicaciones, aunque no se mostraran a Huawei o al público en general. Sin embargo, no se ha presentado nada.