“No puedo seguir callado”: Neil deGrasse Tyson responde a las acusaciones por acoso sexual

“No puedo seguir callado”: Neil deGrasse Tyson responde a las acusaciones por acoso sexual

En una extensa declaración se refirió a las acusaciones que lo tienen en la palestra mediática.

Neil deGrasse Tyson es un astrofísico y divulgador científico que ha tenido una exitosa carrera hablando del universo. No obstante, su figura ha generado polémica por acusaciones de acoso sexual.

Tal como se los comentábamos el fin de semana, en 2009, una joven lo acusó por violación, según un informe de Patheos. Y ahora las investigaciones se encausan en los dos alegatos de acoso sexual (de la nota completa aquí)

Ahora, Tyson emitió un comunicado mencionando su versión. “No puedo seguir callado”, explicó. Esto mencionó sobre la situación del 2009.

Miles de personas al año me piden fotos. Una colega en una reunión social muy concurrida, después de una conferencia, se me acercó para pedir una. Llevaba un vestido sin mangas con un sistema solar tatuado que se extendía por su brazo. Aunque no recuerdo explícitamente haber buscado la imagen de Plutón en la parte superior de su hombro, seguramente es algo que hubiese hecho en una situación así.

Acabo de enterarme, nueve años después, de que ella pensaba que este comportamiento era “espeluznante”. Esa nunca fue mi intención y lamento profundamente haberla hecho sentir de esa manera. Si me hubiese hecho saber su malestar en ese momento, le habría ofrecido esta misma disculpa con entusiasmo y en el acto (sic).

Sobre los casos del 2018 explicó:

Mientras filmaba el verano pasado, me asignaron una Asistente de producción (femenino). A lo largo de las muchas semanas de rodaje, ella y yo pasamos más de cien horas juntos. Nos hicimos amigos y hablamos de todo tipo de temas. En la última semana de filmación, la invité a tomar vino y comer queso en mi casa, luego del trabajo.

Luego, ella vino a mi oficina para decirme que esa noche se había asustado. Ella vio la invitación como un intento de seducción, aunque se sentó frente a mí en la mesa, y todas las conversaciones fueron en el mismo sentido que todas las demás conversaciones que hemos tenido.

Nunca la toqué hasta que le di la mano al partir. En esa ocasión, ofrecí un apretón de manos especial, uno que aprendí de un anciano nativo. Consiste en extender el pulgar hacia adelante durante el apretón de manos para sentir la energía espiritual vital de la otra persona: el pulso. Yo lo guardo en agradecimiento a las personas con las que he desarrollado nuevas amistades.

En esa última reunión en mi oficina, me disculpé profusamente. Ella aceptó la disculpa, y le aseguré que si hubiera sabido que estaba incómoda, me habría disculpado en el acto y habría terminado la velada. Sin embargo, ella lo declaró su último día.

Tyson terminó mencionando que las acusaciones pueden dañar una reputación y un matrimonio, a veces irreversiblemente. “Me considero un marido amoroso, un servidor público, un científico y educador que sirve a la voluntad del público. Estoy agradecido por el apoyo que he recibido de quienes continúan respetándome y valorándome a mí y a mi trabajo”, dijo.