Estos extraños "arándanos" de Marte llenan de dudas a los científicos, aunque también dan importantes pistas

Estos extraños "arándanos" de Marte llenan de dudas a los científicos, aunque también dan importantes pistas

Una nueva investigación abre múltiples posibilidades buscando símiles en la Tierra.

Los llamados informalmente arándanos de Marte llevan tiempo generando curiosidad en los científicos, aunque también son la prueba de otras cosas, como que en el planeta sí hubo mucha agua en algún momento. Una nueva investigación promete seguir dando pistas.

Cuando el rover Opportunity de la NASA aterrizó en Marte en 2004, descubrió una curiosidad geológica: pequeñas esferas ricas en hierro dispersas en la superficie del planeta rojo. Ante la incertidumbre sobre su formación y color, los científicos los denominaron sencillamente “arándanos”. No obstante, su nombre es más simple de lo que verdaderamente son.

Una nueva investigación relata cómo un grupo de científicos buscó análogos terrestres para ofrecer una idea de la química que puede haber invadido estos elementos. El equipo viajó a Utah y Mongolia donde se cuenta con formaciones parecidas a las de Marte.

Aunque las formaciones no son iguales, evidentemente es más fácil llegar a Utah y Mongolia que a Marte, por lo que se han estado realizado esfuerzos para encontrar analogías o al menos hipótesis.

La investigación podría ayudarnos a entender cómo era Marte cuando se formaron estos objetos, y qué tipo de vida podría haber prosperado teóricamente en esas circunstancias. Briony Horgan, científica de la Universidad de Purdue en Indiana, y una de las responsables del estudio, dijo a Space.com:

No importa cuál sea la química exacta de estas esférulas para comenzar, el hecho de que estén allí nos dice que mucha agua líquida se movió a través de estas rocas con el tiempo.

A su vez, esta investigación ayuda a revelar qué aspecto tuvo el antiguo Marte. Los investigadores encontraron que las formaciones parecían haberse construido alrededor de núcleos de un mineral llamado calcita, con material rico en hierro solo en la capa exterior.

También se dice que, a diferencia de las versiones terrestres, los “arándanos” marcianos podrían estar hechos de hematita en su totalidad, y que ya no tienen corazón de calcita. Esto podría apuntar a un largo período de sobrecalentamiento en el planeta.

Los expertos también están investigando condiciones de la atmósfera marciana durante su formación y no dejan de impresionarse sobre lo que alguna vez pudo suceder en Marte.