Detenido con brazalete electrónico llamó para denunciar que su dispositivo no funcionaba bien

Detenido con brazalete electrónico llamó para denunciar que su dispositivo no funcionaba bien

El hombre denunció que su brazalete electrónico había dejado de funcionar correctamente y ningún funcionario lo había visitado para reparar el dispositivo.

Cuando a una persona se le condena con arresto domiciliario, se le ordena permanecer en su casa sin posibilidad de salir al exterior. Para ello, se le da un brazalete electrónico (o tobillera) para monitorear su ubicación. Naturalmente cualquiera preferiría no portar el dispositivo para disfrutar de su libertad.

Ese no es el caso para un hombre que vive en Bogotá, Colombia. La razón es que ha denunciado a las autoridades en repetidas ocasiones que su brazalete electrónico no funcionaba adecuadamente. El hombre, quien ocultó su identidad, señaló que está terminando de cumplir una pena de cinco años.

Según él, lleva meses insistiendo en la reparación del objeto, sin éxito alguno. Su insistencia se ha dado porque no quiere que la fuerza pública piense que está evadiendo su castigo. Además, señala que ha cumplido con su condena a pesar de las fallas.

Tal y como explica, la carga del dispositivo es lo que está teniendo problemas. Aún así, ha tratado de contactarse con el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (INPEC) para programar una visita con sus funcionarios. Para él esto es importante, porque necesita salir de esta situación y empezar a trabajar:

Mi único interés en salir de mi problema bien y no que vayan a pensar que uno está dañándolos o delinquiendo".

A pesar de ello, actualmente sigue esperando una respuesta de las autoridades.

Detenido con brazalete electrónico llamó para denunciar que su dispositivo no funcionaba bien

La explicación de las autoridades

Agentes del INPEC llevan ya un tiempo denunciando averías en los dispositivos. Según como dijo el representante del Sindicato de Guardianes, Óscar Robayo, a Noticias Caracol, habría al menos 3.572 elementos con estas fallas.

No obstante, la organización encargada del funcionamiento de cada brazalete electrónico difiere de esto. La Unidad de Servicios Penitenciarios y Carcelarios (USPEC) dice que serían menos de 100 los dispositivos que no funcionan.

La directora de la USPEC, Matilde Mendieta, declaró que ya se está trabajando en esta situación:

“Como en todo hay fallas electrónicas y, si hay falla electrónica, hay un protocolo. El brazalete debe ir a un laboratorio para lo cual se requiere que la guardia del Inpec vaya a donde la persona privada de la libertad. Si no se puede arreglar, se cambia".