La lluvia ha devastado la vida del desierto de Atacama y estudio plantea similitud con Marte

La lluvia ha devastado la vida del desierto de Atacama y estudio plantea similitud con Marte

Una aparente paradoja que otorga luces: ¿hubo vida en Marte?

Las lluvias en el desierto de Atacama son algo inusual y se han atribuido al cambio climático global. Contrariamente a lo que se pudiese pensar, han originado perjuicios a ciertas formas de vida, según investigadores.

Científicos del Centro de Astrobiología, el centro mixto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España (CSIC), y el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial, publicaron un estudio en Nature donde mencionan el impacto de las precipitaciones.

Como no llovía durante tanto tiempo (casi 500 años), el cambio en las condiciones climáticas ha tenido como resultado el aniquilamiento de una forma de vida local: los microbios. Investigadores dijeron que las precipitaciones dieron lugar a "la formación de lagunas hipersalinas no registradas previamente, que han durado varios meses".

Alberto G. Fairén, investigador del CSIC en el Centro de Astrobiología, dijo al medio La Vanguardia lo siguiente:

Nuestro trabajo muestra que las elevadas lluvias han causado la extinción masiva de la mayoría de las especies microbianas indígenas. El rango de extinción llega al 85%, como resultado del estrés osmótico que ha provocado la abundancia repentina de agua: los microorganismos autóctonos, que estaban perfectamente adaptados a vivir bajo condiciones de extrema sequedad y optimizados para la extracción de la escasa humedad de su entorno, han sido incapaces de adaptarse a las nuevas condiciones de súbita inundación y han muerto por exceso de agua.

El estudio no solo es importante para entender en qué condiciones está hoy el desierto de Atacama, sino que también representa un precedente para comprender otros ambientes áridos, como el de Marte. Fairén se refirió a esto en el mismo informe, puntualizando:

En algunos momentos durante el Hespérico (de 3,5 a 3 miles de millones de años), grandes volúmenes de agua excavaron su superficie en forma de canales de desbordamiento, los más grandes del Sistema Solar. Si aún existían comunidades microbianas resistiendo el proceso de desecación extrema, se habrían visto sometidas a procesos de estrés osmótico similares a los que hemos estudiado en Atacama.

El estudio de Atacama nos sirve para proponer que la recurrencia de agua líquida en Marte pudo haber contribuido a la desaparición de la vida marciana, si alguna vez existió, en lugar de representar una oportunidad para el reflorecimiento de microbiotas resilientes.

Hace un tiempo otro estudio ya había relacionado al desierto de Atacama con Marte. Eso sí, desde otro punto de vista. Investigadores de la Universidad Técnica de Berlín, encontraron comunidades microbianas que se activan temporalmente, aun en ambientes altamente hóstiles para la vida. Revisa aquí la nota.