Elon Musk es más importante que Steve Jobs, según Neil deGrasse Tyson

Elon Musk es más importante que Steve Jobs, según Neil deGrasse Tyson

Neil deGrasse Tyson realmente cree que Elon Musk es una leyenda.

Es bastante obvio para nuestros lectores de antaño y no vamos a negarlo. Steve Jobs es uno de los personajes más recurrentes entre las fijaciones del equipo editorial de FayerWayer.

La trascendencia de su legado como orquestador es impresionante, y tenemos varios años de sequía sin alguien que pueda ocupar su lugar como innovador. Pero parece que Neil deGrasse Tyson ya tiene a su candidato y es mejor que Jobs: Elon Musk.

Al menos eso parece sugerirnos con la más reciente entrevista que ha dado a los colegas de CNBC. En donde el astrofísico compara al jefe de SpaceX con el cofundador de Apple. Pero dimensiona a mayor escala la trascendencia del primero:

neil

[Elon Musk es] tan importante como lo fue Steve Jobs, no hay duda al respecto – también habría que añadir a Bill Gates; porque nacieron juntos como parte de la revolución de la computación personal. Pero aquí está la diferencia: Elon Musk está intentando inventar un futuro, no entregarnos la próxima aplicación.

Lo que está haciendo no es simplemente darnos la próxima herramienta que será increíble en nuestro teléfono. No, él está pensando en la sociedad, la cultura, cómo interactuamos; en qué fuerzas deben ponerse en juego para llevar a nuestra civilización al próximo siglo.

Wow. De hecho durante la entrevista el buen Neil lleva las cosas aún más lejos. Y asegura que Elon Musk está intentando revolucionar tanto el transporte humano como la exploración espacial.

Pero el punto clave de la visión de Elon sería la reconcepción de la colonización espacial. Donde la posibilidad de explotar hasta el infinito los recursos de cada asteroide acabaría con las guerras de conquista y apropiación.

Bajo esa perspectiva, Elon Musk incluso podría ser un candidato serio a ganar el primer premio intergaláctico de la paz [palabras de este editor, no de Neil].

Debemos recordar que a deGrasse Tyson no le gusta Star Wars. Y al parecer tampoco Steve Jobs.