Snapchat demanda a influencer por no ser su influencer

Snapchat demanda a influencer por no ser su influencer

Luka Sabbat tomó el dinero pero negó a usar los Spectacles en público.

Sabes que Snapchat está luchando en serio por mantenerse relevante cuando te enteras que recurrió al uso de campañas con un influencer de mediano calibre.

La mala noticia es que esta estrategia no siempre resulta la más confiable. Sobre todo si no es muy elevado el compromiso y responsabilidad laboral del joven popular gracias a sus redes sociales.

Justo eso es lo que sucedió con el joven actor de 20 años Luka Sabbat. Quien acaba de ser demandado por Snapchat luego de no cumplir un acuerdo de promoción.

Snapchat jl

La historia va más o menos así: Sabbat, famoso por la serie Grown-ish; cuenta con más de 1,4 millones de seguidores en Instagram. De modo que fue contactado por la agencia PR Consulting (PRC) para promocionar los nuevos Spectacles 2.

En concreto tenía que hacer seis cosas para ganarse en automático USD $60.000:

  • Publicar al menos una foto en Instagram y tres Instagram Stories de sí mismo usando los lentes.
  • Dos de las historias de Instagram tenían que ser en Nueva York durante la semana de la moda de la ciudad.
  • Una historia tenía que ser durante la Semana de la Moda de Milán o la de París.
  • Dos de las tres historias de Instagram tenían que incluir un enlace directo a la página para  comprar los Spectacles 2.
  • Debía envía cada publicación a PR Consulting antes de publicarlas.
  • Proporcionar a la empresa un informe con todos los resultados de analíticos de su publicación. Como comentarios, Me gusta y vistas, dentro de las 24 horas posteriores a la publicación.

Pero al final, lo único que hizo Luka fue una sola Historia de Instagram y esto:

Snapchat contactó y reclamó al muchacho. Quien admitió que no había cumplido. Pero se rehusó a devolver los USD $45.000 que le habían dado en adelanto.

De modo que la plataforma recurrió a la vía legal y ahora Sabbat tendría que pagar hasta USD $90.000 por todos los daños provocados.

Una lección de responsabilidad y compromiso para cualquier influencer.