Astrónomo José Maza: “En Marte podrían llegar a vivir varios miles de personas”

Astrónomo José Maza: “En Marte podrían llegar a vivir varios miles de personas”

Conversamos con el destacado Premio Nacional de Ciencias Exactas sobre Marte, los planes para habitar el planeta y la situación de la astronomía en Chile.

El estudio de Marte está generando interrogantes y expectativas como nunca antes. Las máquinas que orbitan el planeta envían datos con una gran frecuencia y engrandecen la posibilidad de que algún día viajemos como humanidad.

Sin ir más lejos, hace algunas semanas se publicó una foto donde se especuló sobre la posibilidad de una erupción en el planeta rojo. Ciertamente, una erupción en Marte sería algo bastante difícil y la comunidad científica descartó esta idea rápidamente (ve esta nota). En Chile también existen referentes en la materia, por eso conversamos con José María Maza.

El profesor Maza es un astrónomo, astrofísico chileno, famoso por sus aportes en el estudio las supernovas, la energía oscura, cuásares, entre otros. Fue reconocido en 1999 con el Premio Nacional de Ciencias Exactas. Sobre le tratamiento de la fotografía publicada por la Agencia Espacial Europea, dijo:

"Muchas veces estas fotos que toman las naves que orbitan Marte, las tienen que interpretar los expertos, porque cuando se ponen en la prensa y se especula, se inventan demasiadas historias. Yo creo que es un fenómeno que se ha visto hartas veces en Marte", nos comenta.

FayerWayer: ¿Por qué la actividad volcánica en Marte es tan pobre?

José Maza: Marte es un planeta bastante más chico que la Tierra. Hace ya tiempo que se solidificó. Marte es sólido de pe a pa, desde el centro hasta el borde. La Tierra en cambio, tiene una masa que es mucho más grande y que todavía tiene mucho calor interno. Magma de la Tierra tiene una plasticidad mucho mayor que el magma de Marte. Entonces, si alguna vez hubo tectónica de placas en Marte, con la consolidación del interior de Marte, se deben haber extinguido o llevado a un mínimo cosas como la actividad tectónica o volcánica.

FW: Se llegó a la conclusión de que eran simplemente nubes ¿Es un fenómeno usual en Marte?

JM: El aire marciano es muy tenue, pero tiene vapor de agua y contiene mucho anhídrido carbónico. Es un 97% anhídrido carbónico y en un porcentaje mucho menor vapor de agua, y podría producir una condensación en la cima de una montaña. No es raro ver en una montaña una pluma de nubes que va como brotando y confundirlo con un volcán. Es un fenómeno atmosférico, porque en Marte se conocen y se forman nubes. Todo esto es una nube que se formó cerca de la punta de un volcán, nada más.

FW: ¿Cómo ve la posibilidad de que la humanidad se llegue a establecer en Marte? ¿Cree que en algún momento vamos a lograrlo?

JM: Seguramente vamos a mandar gente, pero todo el resto nos vamos a quedar en este planeta, porque está demasiado bueno para abandonarlo. Marte, como tiene una escasez hídrica demasiado grande, nunca va a ser un lugar para albergar a 500 0 mil millones de personas, pero yo creo que en Marte pueden vivir varios miles de personas.

Es un lugar que se puede llegar a habitar; también es un lugar que podría ser fascinante en algunos aspectos, pero terrible en otros, porque es un desierto muy árido y duro. Pero mi pronóstico es que en menos de una década vamos a llegar de nuevo a la Luna y a la década siguiente vamos a estar pisando Marte. Vamos a tener astronautas cerca del 2035. Con un poco de suerte todos lo vamos a ver, y ahí va a empezar una colonización que va a ser lenta.

FW: Chile es una potencia en cuanto a la observación astronómica, ¿cree que se ha avanzado en acercar la astronomía a la gente? ¿Considera se hace la inversión suficiente en el país?

JM: Yo creo que Chile cada día progresa más en astronomía y hay más inversión. La gente está más informada de lo que se está haciendo al respecto. No obstante, el Estado desgraciadamente no invierte lo suficiente porque parece ser que no tiene la convicción de que educar al país sea algo importante. Creo que la ciencia debe salir al público, porque el conocimiento es algo demasiado bonito para que esté escondido en las universidades o en lugares especiales del conocimiento.