Pinturas rupestres podrían ser en realidad constelaciones dibujadas por los seres humanos hace 15.000 años

Pinturas rupestres podrían ser en realidad constelaciones dibujadas por los seres humanos hace 15.000 años

Investigadores analizaron las pinturas rupestres de Lascaux y concluyeron que estas podrían ser la primera relación del ser humano con la astronomía.

Cuando nos hablaron por primera vez de lo que eran las pinturas rupestres, nos dijeron que eran dibujos que nuestros ancestros habían hecho en paredes de cuevas hace miles de años y que trataban sobre su vida diaria. No obstante, puede que esto no sea así y tenga un significado algo más astronómico. 

En el momento en que se observan dibujos como las famosas pinturas rupestres de Lascaux, se pueden ver principalmente animales. Esto ha dado la creencia de que los humanos de ese entonces querían contar historias sobre cacería y fauna.

Sin embargo, un grupo de investigadores de la Universidad de Edimburgo se planteó si los dibujos podían significar algo distinto. Según el documento, las figuras de los animales serían representaciones de algunas constelaciones. Así lo confirmó uno de sus autores, Martin Sweatman:

El arte de las cavernas muestra que las personas tenían un conocimiento avanzado del cielo nocturno en la última Edad de Hielo".

Una de las imágenes que les hizo pensar eso fue la representación de un hombre caído junto a un auroch (antepasado de los bisontes) con las entrañas por fuera. Aparte de ellos, alrededor se pueden ver un pájaro, un caballo y un rinoceronte.

Según el análisis, el orden de estas figuras es lo que haría pensar en que en realidad son constelaciones. Por ejemplo, el auroch representaría a Capricornio en el solsticio de verano, mientras que el pájaro sería Libra en el equinoccio de primavera. De los otros animales se especula solamente, pero se cree podrían ser Leo y Tauro.

Pinturas rupestres podrían ser en realidad constelaciones dibujadas por los seres humanos hace 17.000 años

Un momento difícil

Estos trazados no solo serían evidencia del conocimiento astronómico humano hace tanto tiempo, sino también de su necesidad de adaptarse a un posible cambio de clima para ese entonces.

Registros de hielo hallado en Groenlandia indican que en 15.300 A.C. hubo un cambio climático. Sin embargo, no se supo sus causas o si había sido causado por impactos de meteorito.

Por otro lado, las pinturas rupestres tendrían una relación con ese momento. La necesidad de los humanos de observar el cielo podría deberse a la presencia de climas más complicados de lidiar. También existe la posibilidad de que hayan sufrido un hecho traumático debido a la lluvia de meteoros de las Táuridas.

Pinturas rupestres podrían ser en realidad trazados de constelaciones