Vida extraterrestre: Científicos miran el desierto y altiplano chileno en busca de respuestas

Vida extraterrestre: Científicos miran el desierto y altiplano chileno en busca de respuestas

"Pienso que en los próximos 20 o 50 años podríamos encontrar señales de ella", dijo un investigador.

Hoy se tiene casi la certeza de que Marte tuvo un extenso océano tal vez hasta por 2.000 millones de años, tiempo suficiente para que surja la vida. Así mismo, se han encontrado depósitos de agua en el planeta, por lo que la vida extraterrestre está en boca de todos. Sin embargo, ¿es necesario mirar tan lejos para hacer experimentos? (vía EFE).

Desde luego que las investigaciones en el planeta rojo son muy relevantes, pero también las pueden ser en nuestro propio planeta. Un equipo de científicos investiga en el desierto y altiplano del norte de Chile formas de vida consideradas semejantes a las que puede haber en otros cuerpos del sistema solar o en exoplanetas próximos.

Quien está detrás es el doctor David Holmes, biólogo computacional y astrobiólogo del Centro de Genómica y Bioinformática de la Universidad Mayor de Chile y de la Fundación Ciencia y Vida, que encabeza una investigación en el lugar. El doctor está convencido de que hay otros territorios habitables dentro y fuera de nuestra galaxia, que en el futuro podríamos explorar, pero que las investigaciones locales son también relevantes.

El desierto y altiplano chileno son territorios análogos que reflejan la realidad de Marte. Así lo señaló a la agencia:

Estudiamos esos ambientes para saber qué pudo haber pasado en este planeta o para comprender lo que podría suceder en otros que aún no conocemos (…) Estoy absolutamente seguro de que existe vida en alguna parte del Universo, al menos en forma de pequeños microorganismos. En lunas de planetas como Júpiter o Saturno, o en zonas de Marte y Venus puede haber vida microbiana, organismos unicelulares como los que encontramos en la Tierra.

Estos mismos microorganismos, precisó, pueden ayudar a explicar muchas interrogantes, entre ellas la aparición de vida hace unos 4.500 millones de años, cuando la Tierra tenía altísimas temperaturas y era bombardeada por grandes cuerpos terrestres y planetarios.

Los extremófilos del norte de Chile son buenos para entender, por ejemplo, ¿cómo comenzó la vida?, ¿qué clase de fuentes de energía habrían utilizado entonces? Elementos como hierro, azufre e hidrógeno, estaban disponibles en la Tierra primitiva y también ahora en esos territorios, nutriendo a estas especies que pueden sobrevivir con energía química inorgánica.

En ese contexto el investigador considera que, de existir vida en nuestro sistema solar, sería muy parecida a la que se conoce hoy, basada en carbono, hidrógeno, nitrógeno, oxígeno, agua, azufre y hierro, entre otros elementos.

En el resto del Universo, todavía es incierto entender qué tipo de vida hay, pero pienso que en los próximos 20 o 50 años podríamos encontrar señales de ella.