CRISPR: científicos chinos habrían creado bebés genéticamente modificados

Explota la polémica.

Era sólo cuestión de tiempo. A principios de este año descubrimos que en China se habían roto algunos límites implícitos; sobre el uso médico de la técnica de edición de ADN, CRISPR (Clustered Regularly Interspaced Short Palindromic Repeats).

Ahora, vemos que se rebasa otro límite que detonará seguramente un debate ético aún más delicado. Ya que científicos de ese mismo país afirman que han nacido ya los primeros bebes modificados en sus genes mediante este método.

CRISPR: científicos chinos han creado bebés genéticamente modificados

El responsable de este proyecto apenas revelado es el investigador He Jiankui. Quien revela haber modificado mediante CRISPR los embriones de siete parejas.

Todo habría sucedido durante la fase de tratamientos de fertilidad, pero hasta ahora sólo un embarazo resultó exitoso.  Según narra en un video subido al canal oficial de The He Lab en YouTube.

Lulu y Nana serían las dos gemelas producto de este experimento. Convirtiéndose así en las primeras bebés modificadas genéticamente inmunes al VIH, el cólera y la viruela.

Todo por el CCR5

CRISPR: científicos chinos han creado bebés genéticamente modificados

Jiankui asegura que su objetivo eran implantar el gen CCR5; que tiene la capacidad de resistir posibles infecciones futuras de esas enfermedades.

Sin embargo, sobra decir que esto ha comenzado ya a generar ruido y controversia. Ya que al final lo que han hecho estos científicos es crear una mejora genética pura.

Anteriormente la técnica CRISPR se había utilizado únicamente con fines terapéuticos. Esto se encuentra fuera de todo consenso ético global.

Pero todo podría ser falso

Mientras más avanza el tiempo más se complica el misterio. Los portavoces del hospital donde supuestamente sucedió todo acaban de salir a los medios.

Se asegura que nada de eso sucedió en sus instalaciones, ni siquiera las dos bebés nacieron ahí, según los propios registros del hospital.

Así que ahora se abre la posibilidad de que, o todo sería un montaje. O hay todavía más cosas por descubrir.