Detectar cáncer a la piel podría ser más barato de lo que se cree: chileno protagoniza interesante descubrimiento

Detectar cáncer a la piel podría ser más barato de lo que se cree: chileno protagoniza interesante descubrimiento

Las cámaras infrarrojas de bajo costo podrían ser el futuro para detectar cáncer a la piel.

El cáncer a la piel se ha vuelto una enfermedad preocupante en el último tiempo, sobre todo en zonas donde existe alta radiación ultravioleta. Un ingeniero chileno está dando luces sobre su detección temprana con un método que reduce los costos.

Desde el 2015, un equipo de investigación liderado por Sebastián Godoy Medel, Ingeniero Civil Electrónico de la Universidad de Concepción y docente del Departamento de Ingeniería Eléctrica de la misma casa de estudios, desarrolla el proyecto “Caracterización térmica de la piel humana usando cámaras infrarrojas de bajo costo para aplicaciones médicas”.

El estudio busca realizar el procesamiento con cámaras más accesibles a las que se utilizan normalmente para detectar el cáncer. Para esto, se adquirieron tres cámaras infrarrojas de distintos valores con el fin de buscar una alternativa de menor costo a las que se utilizan actualmente. Así lo comentó Sebastián en un comunicado a FayerWayer:

Lo que hicimos fue comparar el diagnóstico que podíamos obtener una cámara con altas prestaciones de 60 mil dólares, versus las cámaras que tenemos que son las de 20 mil dólares, mil dólares y la de 250 dólares. Hicimos una detección, y comparándonos con la biopsia nos dimos cuenta que la cámara más económica, no da la capacidad para realizar un diagnostico.

Sin embargo, la cámara de mil dólares, si muestra resultados totalmente comparables y a veces mejores que la cámara más cara. Ese es un resultado realmente importante, observamos que está cámara tiene un gran potencial y tiene todas las posibilidades de diagnosticar si una persona tiene cáncer o si es sospechoso de ello.

1

Esta investigación ha permitido generar otros estudios de este tipo dentro de la propia Facultad de Ingeniería, ampliando el alcance de esta tecnología. Una de ellas es la detección de lesiones de pie diabético, a lo que se suma observar la velocidad de un puff de inhalador y cómo este afecta al paciente, entre otras aplicaciones.

Luego de tres años en el estudio de las cámaras infrarrojas y su uso para detectar melanomas, Godoy señala que lo que buscan es “darle continuidad a esta investigación, ya que mientras fuimos avanzando nos dimos cuenta de que habían muchas otras aristas y que necesitábamos responder otras preguntas científicas y técnicas, en pro de obtener una aplicación en la que te puedas autodiagnosticar o que un médico especialista, enfermera o incluso un TENS, pueda hacer diagnostico o revisión no invasiva que te permita categorizar una lesión de la piel”, dice.

La meta del profesor es aportar para crear un sistema que permita clasificar la gravedad de la condición de un paciente, cuando concurra a un servicio de urgencia, ojalá especializado en dermatología.

Espero que esto permita mejorar los recursos y también mejorar el acceso para que pacientes de lugares rurales, que están alejados, puedan acceder al mismo sistema y categorizar y ordenar a los pacientes que necesitan viajar a lugares más especializados.