Venom: Cómo hacer una película de Spider-Man sin Spider-Man [FW Opinión]

Venom: Cómo hacer una película de Spider-Man sin Spider-Man [FW Opinión]

La cinta protagonizada por Tom Hardy es un buen intento por parte de Sony para explotar el género de los superhéroes en el cine, logrando incluso proyectarse en el tiempo, si es que logran enmendar algunos errores. Esta reseña no contiene spoilers.

Tuvimos la oportunidad de asistir a la avant premiere de “Venom”, la moderadamente esperada cinta en solitario del villano de Spider-Man, quien en esta ocasión, y contrario a lo que muchos podríamos haber pensado, demostró no necesitar a su contraparte para brillar con luces propias.

 La película cuenta con poco más de 140 minutos de duración, los cuales no se notan en lo absoluto. Lo que más destaca de esta producción es su ritmo, ya que la trama se siente ágil y es bastante fácil asimilar todo lo que está ocurriendo en la pantalla, ya sea el carácter de los personajes y su propósito, así como también la historia en términos generales.

Venom

En cuanto a este último punto, la trama de la cinta es una fórmula que ya hemos visto anteriormente en múltiples ocasiones. Todo se centra en la figura de Eddie Brock, un periodista de renombre que es víctima de su propio ego, el cual hace que lo pierda absolutamente todo, para que luego algo extraño ocurra, las cosas comiencen a ser bastante particulares, y todo, finalmente, se resuelva de “buena” manera, con chistes muy inocentes entre medio.

 Si nos basamos solamente en esta descripción, bien podríamos estar hablando de “Mentiroso, Mentiroso”, o de cualquier otro éxito noventero, y es que, al parecer, Sony —los productores de la obra— quiso jugar a la segura en esta pasada, no arriesgando demasiado para no ser comparados con el monstruo de Marvel y Disney.

 “Venom”, por sí sola, no es una mala película, ya que, de hecho, cumple con lo que prometía desde un comienzo (mostrarnos al villano de Spider-Man en el mundo real, sin tener que recurrir a su contraparte), pero a la larga, y teniendo a la mano producciones de nivel monumental como las del UCM, es inevitable caer en los paralelismos y en las comparaciones odiosas.

 La cinta es entretenida y rápida, de eso no nos podemos quejar, pero a la postre resulta sumamente olvidable. La trama carece de un sustento real por el cual mostrarnos a la contraparte del héroe arácnido, siendo una historia de origen muy genérica al cabo de un rato, con personajes y situaciones que, lamentablemente, se sienten forzadas, sólo para cumplir con el objetivo principal de la historia. Es un buen panorama para el fin de semana, con buenos efectos especiales y momentos interesantes, pero nada más que eso.

 De todas formas, la cinta ya promete una eventual secuela, gracias a una de sus dos escenas postcréditos (la segunda es un adelanto de Spider-Man: Into the Spider-Verse, que realmente no vale la pena esperar a ver), en donde, espero, logren darle un poco más de sustento a una historia que promete mucho, pero actualmente ofrece muy poco.